Qué es la "gordofobia", el rechazo que sufren las personas con sobrepeso

Tamy Hochman, una de las directoras de la serie Gorda, que describe la discriminación que padecen las personas con sobrepeso y cómo esto impacta en la vida social y afectiva
Tamy Hochman, una de las directoras de la serie Gorda, que describe la discriminación que padecen las personas con sobrepeso y cómo esto impacta en la vida social y afectiva Crédito: Gentileza: Tamy Hochman
Alejandro Horvat
(0)
15 de enero de 2019  • 16:39

Son más grandes que la mayoría. La voluptuosidad de sus cuerpos sale de los patrones estéticos socialmente aceptados y cometen el pecado de tener una silueta que, para la mayoría, es sinónimo de dejadez, holgazanería y falta de salud. "La discriminación callejera es algo que me ha pasado a mí y creo que a todos los que tenemos sobrepeso. Como nuestro problema claramente está a la vista de todos, la gente piensa que tiene derecho a decirnos cosas.", dice Tamy Hochman, una de las directoras de la serie Gorda, ganadora del Martin Fierro Digital a la mejor ficción del año, basada en varias experiencias personales en las que fue discriminada.

Según el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) , en 2017 hubo 116 denuncias vinculadas al aspecto físico y en 2018 el número ascendió a 184. Respecto de los distintos ámbitos donde más denuncias se registraron, en primer lugar aparece el empleo, seguido por los comercios y los lugares de entretenimiento (bares, boliches, espectáculos). El orden cambia cuando hablamos específicamente de obesidad. En este caso, lidera la lista el ámbito de la salud, luego el empleo y por último los ámbitos educativos (primarios, secundarios y universidades). Desde el organismo cuentan un caso de una nena de 14 años que no le permitían probarse un vestido para su fiesta de 15 porque "los iba a reventar".

Hochman se acuerda de un sinfín de historias en las que sufrió algún tipo de hostigamiento callejero. "Una vez estaba en el subte, yo era chica y en ese momento no era obesa, tenía 10 kilos de más. Estaba comiendo algo sentada en un banco y un señor se me acerca y me pregunta ¿Para qué comes? No entiendo cómo puede pensar que tiene el derecho a meterse en lo que hago. Esas cosas pasan todo el tiempo".

"Es importante generar conciencia para ayudar a que haya menos discriminación", agrega Hochman, que también resalta la importancia de no hacer apología de la gordura, ya que representa un problema serio para la salud.

En este sentido, Julio Bruetman, jefe de Clínicas Médicas del Hospital Británico en Buenos Aires, explica: "La obesidad baja significativamente la expectativa de vida. Está asociada con la diabetes tipo dos, problemas cardiovasculares, apneas del sueño y una mayor predisposición al cáncer de mama, hepático, renal, de colon, entre otros. Siempre que trabajamos con un paciente así, tratamos de que haya un equipo multidisciplinario integrado, también, por psicólogos y nutricionistas".

El acto discriminatorio tiene dos componentes: por un lado está presente un costado agresivo y sádico, pero por el otro, como explica José Eduardo Abadi, Miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), "hay una intención de atacar un miedo propio, la burla es una forma imaginaria de dejar bien marcado el límite y que de ninguna manera uno va a llegar a eso".

Hay una intención de atacar un miedo propio, la burla es una forma imaginaria de dejar bien marcado el límite y que de ninguna manera uno va a llegar a eso
José Eduardo Abadi

La "gordofobia", término que engloba los distintos tipos de discriminación o rechazo que sufren las personas con sobrepeso, cobra especial relevancia en una sociedad que separa al distinto, cuyos parámetros estéticos están bien definidos y son tan estrictos como improbables. "Las personas obesas sufren discriminación porque vivimos en una sociedad que exalta el narcisismo de los cuerpos y que erige la estética como un valor", aduce José Milmaniene, médico psicoanalista, miembro titular de APA.

Las personas obesas sufren discriminación porque vivimos en una sociedad que exalta el narcisismo de los cuerpos y que erige la estética como un valor
José Milmaniene

Con este panorama, las implicancias en el plano afectivo, social y laboral son inevitables. El temor y la vergüenza están presentes al momento de buscar pareja o conseguir trabajo. "El miedo siempre está", dice Hochman. "Cuando en un trabajo te piden buena presencia vos no sabes si buscan a una modelo o a alguien que se haya bañado antes de ir. Yo soy actriz y en el mundo de la actuación, también es muy difícil conseguir trabajos que salgan del típico papel de la amiga gorda graciosa". En cuanto a la relación con los hombres agrega que: "Muchos pibes te hablan o se acercan porque les gusta tenerte atrás. Les hace bien al ego de ellos pero después no avanzan más que eso".

En un momento social en particular, determinadas características físicas definen si estás aprobado o no. "En este momento, con la significación que tiene el cuerpo hoy en día, este pasa a ser un referente encubridor muy importante y la gente obesa forma parte de un esquema corporal que pasa a ser desaprobado", cuenta Abadi.

Una situación que, según denuncian, se repite constantemente, es la falta de talles para personas con sobrepeso, algo que no sucedería si se cumpliera la Ley de Talles sancionada en 2009 por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Karina Hernández, dice padecer esta problemática cuando quiere comprarse alguna prenda: "Vivo constantemente la discriminación con respecto a los talles. La ropa en argentina no respeta la Ley de Talles y eso es discriminar. Creo que nacimos culturalmente preparados para discriminar por cualquier cosa. Por si sos alto, flaco, gordo, sordo.Todo es un motivo, algunos están más a la vista. Claramente es educación, si de chiquitos nos enseñaran que todos somos diferentes y que funciona así, seria más simple".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.