"Queremos estar juntos bajo un mismo techo", dijeron los ancianos abandonados por su hijo

Hilda y Hugo fueron desalojados de su departamento y luego abandonados por uno de sus hijos en un restaurante
Hilda y Hugo fueron desalojados de su departamento y luego abandonados por uno de sus hijos en un restaurante
(0)
7 de junio de 2019  • 16:16

Los abuelos que fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar de Rosario, luego de haber sido desalojados de su propia casa, contaron cómo vivieron ese triste momento.

Ayer, Hilda y Hugo tuvieron que dejar el departamento donde vivían porque no podían seguir pagando el alquiler. Entonces, uno de sus hijos, que vivía con ellos, los llevó hasta un bar, y los dejó allí, con la promesa de que volvería pronto. Nunca regresó.

La pareja de abuelos, de 92 y 86 años, permaneció solitaria en el bar durante más de 7 horas, esperando al hijo que iría a buscarlos, hasta que se hizo tarde y fueron llevados a la comisaría 5º.

"Estamos muy bien, dormí mejor en esta cama que en la matrimonial, ¿por qué será?", dijo Hilda, con algo de humor, luego de que junto con su marido durmieran en la casa de su otro hijo, Raúl, que los retiró de la comisaría, informó La Capital.

La pareja fue dejada en un bar cercano a las calles 27 de Febrero y Corrientes, de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, a las 12.30 de ayer, donde almorzaron y, con el pasar de las horas, conversaron con las empleadas sobre distintos temas.

Como nadie los iba a buscar, ellas llamaron a la policía. En la comisaría se contactaron con Raúl, que los fue a buscar y los alojó en su casa.

Hilda y Hugo ahora están bien, pero se muestran preocupados por encontrar un lugar donde vivir y recuperar sus pertenencias, que quedaron en el viejo departamento.

"Imaginate el frío que está haciendo y somos grandecitos los dos. Me parece que es una falta de consideración no entregar las cosas a su dueño, sino todas, al menos lo más indispensable, que es un camisón, la ropa de abrigo", dijo la abuela entre lágrimas.

"Queremos poder volver a estar juntos bajo un mismo techo, como debe ser. Y pagar un alquiler. Yo no tengo propiedades, alquilaba ahí. No puedo ir a comprar una casa, es imposible, no tenemos con qué. Somos los dos jubilados y gastamos poquito, un poco en remedios, pero felizmente somos sanos los dos. Pero tenemos que subsistir".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.