Rupave, el perro ejemplar que perdió sus cuatro patas y hoy se mueve feliz