Tras la sudestada, se normaliza la situación en la zona ribereña