Sobrevivió a la AMIA, su pierna quedó destrozada y a los 54 años sigue corriendo maratones