Tiene grasas trans una de cada tres galletitas

Así lo demuestra un nuevo estudio sobre 225 productos dulces y salados
Fabiola Czubaj
(0)
20 de mayo de 2014  

Un nuevo análisis de 225 tipos de galletitas dulces y saladas que se comercializan en el país revela que una de cada tres contiene un tipo de grasas altamente dañinas para el corazón.

"El uso de grasas trans en la elaboración de los alimentos es una preocupación mundial, ya que su consumo aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y produce grandes gastos para los sistemas de salud", explicó Lorena Allemandi, investigadora de la Federación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina, que realizó el estudio sobre 878 alimentos manufacturados con aceites vegetales hidrogenados, que son, por definición, la principal fuente alimenticia de ácidos grasos trans. Su uso aumenta el período de conservación o la solidez de los alimentos, entre otras ventajas para la industria.

Durante 2013 y hasta febrero pasado, el equipo de FIC Argentina reunió información de 12 grupos de alimentos en dos cadenas de supermercados del país. Además del aporte nutricional de los 225 tipos de galletitas de 39 marcas, las investigadoras revisaron el contenido nutricional de las pascualinas, las margarinas, las tostadas, las barras de cereal, los cereales para desayuno, los productos de panadería, las pastas, las tapas de empanada, las sopas, las pizzas, los alimentos precocidos, los alfajores y los baños de repostería, entre otros productos.

"Nuestra investigación demuestra que una buena parte de los alimentos consumidos por los argentinos, en especial los chicos, todavía contienen grasas trans", agregó Allemandi en un comunicado difundido ayer.

Es que el relevamiento demuestra que una de cada tres galletitas dulces y saladas contiene estas grasas que la Declaración de Río de Janeiro "América libre de grasas trans" de 2008 recomendó sustituir. El 68% de las versiones dulces rellenas tenían grasas trans en su composición, seguidas de los productos tipo bizcochos (62%), las galletitas dulces secas (24%), las tipo crackers o de agua (10%) y las galletas de arroz (5%), que suelen ser parte de las cuatro comidas diarias y cuando aparece algún antojo.

Y eso que las galletitas fueron la quinta categoría con mayor cantidad de productos con grasas trans. Las otras cuatro que la superaron fueron los baños de repostería, los alfajores, los productos de panadería y los chocolates en polvo. "Para garantizar la efectiva implementación de la modificación del Código Alimentario (de 2010, que restringe el contenido de grasas trans en los alimentos industrializados), es necesario que la industria alimentaria adapte sus procesos de producción para diciembre próximo –dijo Allemandi–. Esta política de salud pública es clave para prevenir discapacidades y muertes por enfermedades crónicas y mejorar la calidad de vida de la población."

En el estudio participaron también la doctora Verónica Schoj, Victoria Tiscornia, Alejandra Clemente, Luciana Castronuovo, de FIC Argentina, y Norma Samman, de la Universidad de Jujuy.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.