Último adiós a las jóvenes mendocinas asesinadas en Ecuador

Último adiós a las jóvenes mendocinas asesinadas en Ecuador
Último adiós a las jóvenes mendocinas asesinadas en Ecuador Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar Lopez
La ceremonia se realizó en el el Jardín Parque Mendoza, en Luján de Cuyo; los familiares ratificaron que aún no descartan ninguna hipótesis del crimen
Pablo Mannino
(0)
1 de abril de 2016  • 15:32

Fue la despedida final de Majo y Marina, con una suelta de globos y palomas blancas. Así, en silencio, uniendo fuerzas y cargadas de emoción, más de 200 personas, entre familiares y amigos, lograron dar el último adiós a las jóvenes mendocinas asesinadas en febrero en el balneario de Montañita, en Ecuador .

En total recogimiento, y luego de una ceremonia religiosa íntima y reservada, los cuerpos de María José Coni (22) y Marina Menegazzo (21) fueron sepultados. Mientras, su familia, entre el desconcierto, la resignación y la energía para cerrar judicialmente la trágica historia, espera que la investigación no se detenga en la búsqueda de la verdad.

Luego de la sentida y emotiva jornada del jueves, cuando fueron velados los restos de la chicas, este viernes al mediodía se realizó el sepelio en el Jardín Parque Mendoza, en Luján de Cuyo. A las 10.20, desde la sala velatoria céntrica, partió el gran cortejo fúnebre, que realizó más de 20 kilómetros hasta el cementerio, donde llegó a las 10.58. Allí, visiblemente compungidos, los padres, hermanos y tíos de las jóvenes, participaron con sus allegados de una misa que se ofició en la capilla del parque de descanso. Luego, llegó el momento del entierro de los cuerpos. El silencio y la oración, acompañaron a la par, generando un clima de alivio y paz en el lugar, entre tanta indignación y preguntas sin respuestas.

Fueron sepelios separados y seguidos, pero prácticamente juntos geográficamente, a unos 50 metros de distancia. Primero, llegó la despedida de María José. Con ella, viajó hacia el cielo un ramillete de globos blancos. Luego, Martina Coni, la hermana de Majo, se dirigió al entierro de Marina, y le entregó a la familia otro manojo de esféricos que su papá soltó junto a unas palomas blancas. Los globos fueron una sorpresa para todos. Los envió Adriana Belmonte, la mamá de Lola Chomnalez , la joven de 15 años asesinada en las playas uruguayas de Rocha a fines del 2014.

Durante el velatorio, la mamá de Majo, Gladys Steffani, dialogó con LA NACION, y mostró su hondo pesar pero también sus fuerzas para que la Justicia no se detenga. La mujer aseguró que "nada está esclarecido" y que no se descarta que "haya sido un caso de trata de personas".

Los últimos días de febrero, en medio de las versiones confusas y contradictorias del doble crimen que comenzaron a surgir, un grupo de familiares decidió viajar a Ecuador para realizar su propia investigación. Las pesquisas fueron lideradas por Gladys y el hermano de María José, Felipe Coni, quienes junto a las hermanas de Marina finalmente confirmaron que las jóvenes habían sido identificadas.

Por las muertes hay dos detenidos, imputados por "doble homicidio agravado", un guardia de seguridad de la zona, Alberto Segundo Mina Ponce (33) y Aurelio Eduardo Rodríguez (39), quienes rechazaron los cargos y cambiaron varias veces las versiones del hecho. Según la investigación judicial, las jóvenes fueron llevadas, bajo efectos de alguna droga, hacia la casa de Mina Ponce y habrían puesto resistencia a un posible ataque sexual, por lo que las asesinaron y luego abandonaron en bolsas plásticas en un descampado. Según los abogados de la familia fueron muertes con "mucha saña", en base a la última autopsia, que determinó fuertes golpes en la cabeza y un profundo corte en el cuello a Marina, que le atravesó la columna.

Resta ahora esperar nuevos estudios forenses para tener más certezas de qué fue lo que finalmente ocurrió en el último día de las vacaciones de las jóvenes mendocinas, que desde hoy descansan en paz en su tierra natal.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.