Un ex submarinista de EE.UU. volvió a enviar regalos de Navidad para todos los hijos de tripulantes del ARA San Juan

Edward Michael destaca la hermandad entre los submarinistas
Edward Michael destaca la hermandad entre los submarinistas
Darío Palavecino
(0)
20 de diciembre de 2019  • 14:25

MAR DEL PLATA. Parece que lo que comenzó como un gesto de coyuntura, una caricia a la distancia entre tanto dolor, llegó para quedarse. Y cada vez con más protagonistas. Porque aquello que hace poco más de dos años inició Edward Michael, un submarinista retirado que prestó servicios en la Armada de Estados Unidos, continúa y se amplía. Con decenas de camaradas, compatriotas y de otros países, volvieron a realizar una colecta para acercarles regalos de Navidad a los hijos de los 44 tripulantes del ARA San Juan, submarino que naufragó y se hundió a mediados de noviembre de 2017 cuando navegaba en aguas patagónicas.

"El primer año hubo muchos argentinos que sintieron vergüenza de que nadie pensara en los niños, excepto yo, el estadounidense que tuvo la idea", dijo Michael a La Nación, feliz por esta tercera edición de su iniciativa, que sumó 116 aportantes de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, México y Australia. "Quizás los argentinos ahora entiendan que los submarinistas somos una hermandad única que comparte el mismo enemigo a pesar de nuestros gobiernos: el mar", aclaró.

Su enlace para iniciar aquel primer acercamiento y organizar la distribución de los presentes es Paola Costantini, esposa de Celso Vallejo, uno de los sonaristas que viajaba a bordo del ARA San Juan cuando la embarcación se fue a pique, supuestamente por una explosión interna. "Édward nos dice siempre que somos todo familia y así lo sentimos, a pesar de la distancia", explicó a La Nación.

La modalidad es la misma que se viene implementando desde fines de 2017, cuando la tragedia recién había ocurrido y las familias de la tripulación lejos estaban de pensar en Papá Noel y sus regalos. Fue Michael quien, conmovido por la situación, sumó a varios colegas y se contactó con Vallejos para instrumentar el envío de una colaboración vía acuerdo con casas comerciales locales.

En esta oportunidad los submarinistas que se sumaron a esta causa juntaron algo más de 5000 dólares a partir de la venta de gorras similares a las que usaban los tripulantes del ARA San Juan (a Michael se le había hecho llegar una en reconocimiento a su gesto), réplicas que hizo un submarinista retirado.

Con ese dinero se armaron 59 tarjetas de regalos por 5000 pesos cada una. Son 30 que se utilizarán en la juguetería Educando y 29 en la casa de artículos deportivos Open Sports. Ambas firmas, como ya se hizo costumbre, incorporaron como donación otos 500 pesos por "gift card".

"Lo que hace Edward es admirable porque no solo está para está para Navidad, con esta colecta, sino que durante todo el año se mantiene en contacto con nosotros", resaltó Vallejos, que es madre de tres niños. La mayoría de los hijos de los tripulantes están radicados en Mar del Plata. A los pocos que están en el interior se les hará llegar el presente por correo.

"¿Cómo me siento cuando envío estos regalos tan lejos? Solo se sienten muy lejos físicamente, para abrazarlos y ver a los niños disfrutar de sus regalos en persona", reconoce Michael. Y disfruta de la cercanía que hoy tiene con ellos desde la comunicación a distancia. .

Promete, y dice que lo cumplirá, que pronto vendrá a pasar alguna de estas fiestas de fin de año con los familiares de los tripulantes del ARA San Juan. "Todos los submarinistas tenemos el mismo objetivo: tener el mismo número de inmersiones y superficies; ellos (por los 44) no tuvieron tanta suerte", explicó y lamentó.

Pero destaca que como sus camaradas "tenemos más empatía por las familias de nuestros hermanos y hermanas en la Patrulla Eterna que la mayoría de las personas".

Asegura a La Nación que esta causa que comenzó hace algo más de dos años continuará. "Seguiremos dando regalos a esos niños siempre que podamos recaudar una meta mínima de US$ 3000", afirmó. En esta edición llegaron a 5068. "Los últimos dos años superamos al anterior", remarca del acompañamiento que tiene esta campaña. Se enorgullece por ello y también porque siente y sabe que estas 44 familias, a miles de kilómetros de distancia, valoran lo que hacen.

"Poner las sonrisas en los rostros de sus hijos es lo menos que podemos hacer, pero lo más importante es que creo que realmente aprecian que alguien, cualquiera, recuerde a sus 44 héroes", dijo Michael sobre una situación que, cree, no debería asombrar porque los siente a todos ellos como sus hermanos "Y lo que ocurrió nos pudo haber pasado a cualquiera de nosotros", advirtió.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.