Opinión. Un reflejo de los uniformes pardos