Una familia, acosada por la ocupación de tierras en Río Negro

Mapuches avanzaron sobre 5200 ha de dos campos y los alambraron; la Justicia no actuó
Franco Varise
(0)
7 de diciembre de 2009  

Los Mohana son una familia de campo típica de la Patagonia. Su bisabuelo, Natalio, llegó a esas tierras indómitas hace más de 100 años y se instaló en la línea Sur rionegrina, a unos 60 kilómetros de San Carlos de Bariloche. Allí compró tierras para criar ovejas y vender su lana. Una historia más de la Patagonia si no fuera porque los Mohana, de origen libanés, hoy están desesperados.

Desde hace un año y medio, la comunidad mapuche Cañumil, vecina de la estancia Chenqueniyén ("cementerio valle"), que fundó el bisabuelo, comenzó a avanzar sobre sus propiedades con alambrados y banderas reivindicatorias de la "Nación Mapuche". Los Cañumil ya poseen unas 23.000 hectáreas reconocidas por el Estado nacional en 1973, aunque ahora sostienen que ya no son suficientes para albergar a las 48 familias que componen la comunidad.

Según relató Gonzalo Mohana a LA NACION, la comunidad cruzó un alambrado a lo largo de 2200 hectáreas del campo de la familia para no dejar ingresar a nadie.

Gonzalo, de 28 años, cuenta que nunca habían tenido problemas con sus vecinos, los Cañumil, y agregó que, incluso, Lucerinda, la longkco y machi de la comunidad, es ahijada de su abuelo Teófilo Mohana, que nació en la estancia. Pero presiente que algo cambió en los últimos años.

El conflicto indígena por el reclamo de tierras y las tomas de campos protagonizadas por las comunidades mapuches se han transformado en una ola que avanza en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut.

"Nos llaman «turcos mercachifles» y nos dicen que llegamos a robarles, cuando, en realidad, ellos se asentaron en la zona por los mismos años que mi bisabuelo", comentó.

- ¿Ellos se refieren a ustedes como "turcos"?

-Sí. Nosotros siempre los respetamos y reconocemos sus tierras y su cultura. Ahora, no podemos ni cruzarnos ni entablar ningún diálogo para resolver el conflicto. Hay gente vendiendo campos a precios viles para no lidiar más con esto.

Los Mohana realizaron una denuncia en el Juzgado de Instrucción Nº 6, a cargo de Miguel Angel Gaimaro Pozzi. No tuvieron ninguna respuesta.

Esto no es todo. Ricardo, padre de Gonzalo Mohana, heredó una chacra en la zona de Ñorquinco, también en la denominada línea sur rionegrina. La comunidad Nehuen Twain Kom usurpó allí 3000 hectáreas, al no reconocer la jurisprudencia que hizo heredero a Ricardo tras la muerte de su cuñado César Sedé.

Los Mohana hicieron la denuncia en el mismo juzgado a cargo de Pozzi. Tampoco tuvieron eco y a la chacra de Ñorquinco ya la ven prácticamente perdida.

"Mi viejo está desesperado. Nos sentimos ultrajados", expresó Gonzalo Mohana.

Su tío, Alberto Sedé, de 78 años, productor y vecino de Arroyo Las Minas, acaba de cerrar un trato para desembarazarse del conflicto mapuche que lo tiene cercado: vende el campo donde vivió toda su vida con su hermana y se va.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.