Una pequeña plaza "privada" en Buenos Aires

Por Carlos Guarella Especial para lanacion.com
(0)
21 de diciembre de 2009  • 02:34

Aquel jueves de tardecita llevé a una señora desde el microcentro hasta un edificio de la calle Superí al 1400. Cuando llegamos a destino me llamó la atención una plazoleta muy especial, que se encontraba en la mitad de la cuadra, sobre la vereda de los números pares: un hermoso espacio verde con elegantes y prolijos caminos, que serpenteaban el césped, las flores y la sombra de los árboles.

No pude con mi curiosidad y le pregunté a la pasajera cuál era el motivo de tener una plaza en la mitad de la cuadra, con un espacio verde semejante casi como una plaza privada.

La señora, que casualmente había participado activamente junto con un grupo de vecinos en la realización de la plaza, me contó la historia de la plazoleta Zárraga, que se encuentra a la altura de la calle Superí entre el 1430 y el 1450, donde justamente "muere" la calle Zárraga.

Hace algunos años, en el predio que hoy ocupa la plaza, había dos propiedades muy antiguas. Con el propósito de abrir la calle y tener una salida directa hasta Superí, el gobierno de la ciudad procedió a expropiar las viviendas. Luego de desocuparlas y demolerlas quedó un baldío. Mientras tanto, decidieron que la última cuadra de la calle Zárraga, que era empedrada, entre General Enrique Martínez y Superí, sería pavimentada en su totalidad hasta la convergencia con Superí.



Ver Plazoleta Zárraga en un mapa ampliado

Con un gran despliegue de maquinarias, operarios, topadoras y niveladoras, comenzaron el trabajo y se iniciaron los arreglos. Al llegar al perímetro que ocupaban las casas expropiadas y que se había transformado en un terreno desocupado, los trabajadores se quedaron sin el material necesario para concluir la obra. Dejaron las máquinas y herramientas en el lugar, se retiraron y así pasaron varias semanas sin que retornaran para concluir el pavimento.

El terreno comenzó a llenarse de malezas y yuyos. La gente que pasaba arrojaba bolsas con residuos y otros elementos.

Tras pasar un largo tiempo, los vecinos del lugar formaron una comisión y llevaron sus reclamos a las dependencias porteñas. Allí, los funcionarios les manifestaron que resultaba muy onerosos concluir con el proyecto original. Por consiguiente, solo podían autorizar a los vecinos del lugar a formar una comisión para que en ese predio se hiciera una plazoleta, pero cuyo costo debería ser asumido por los vecinos.

Sin perder tiempo, los integrantes de la citada comisión contrataron a un estudio de paisajismo que llevó a cabo el diseño correspondiente y la ejecución de la plaza.

Y para cubrir los gastos incrementaron el costo de sus expensas destinando un monto especial para el mantenimiento de la misma.

Vale decir que la calle Zárraga concluye en el mismo lugar donde antes antes había un terreno baldío, pero que un vehemente grupo de vecinos logró transformar en una pequeña plazoleta "privada".

Será hasta nuestro próximo encuentro.

Recomendaciones útiles

Amigos lectores: recuerden respetar las normas de tránsito, cuando manejamos un auto, moto o bicicleta, o cuando somos peatones. Debemos cruzar por las sendas peatonales, atender a los semáforos. Es importantísimo utilizar el cinturón de seguridad. No solo nos protege en caso de un choque, también hace que nos cansemos menos al manejar porque al estar atados no acompañamos la inercia del auto en el arranque, las frenadas y en los giros.

Video

* Cada lunes, el taxista Carlos Guarella cuenta una de sus particulares historias para lanacion.com. Hace 15 años que es taxista y remisero. Su profesión original es Dibujante, Ilustrador y Diseñador Gráfico. Además es historietista y estudió con maestros del dibujo como Alberto Breccia y Hugo Pratt. También es Maestro Mayor de Obras. Trabajó muchos años como diseñador para importantes laboratorios medicinales, desarrollando literaturas, folletería y packaging. Integró la Asociación Argentina de Promotores Publicitarios y fue editor y director de la revista "Horas de Radio", un mensuario de 10.000 ejemplares que se vendía en todos los kioscos de Capital y GBA. Fue productor y conductor de varios programas radiales en distintas emisoras y columnista. Sus placeres: manejar automóviles; dibujar, escribir y la hacer radio. Tiene 66 años y el auto que maneja en la actualidad es un Chevrolet Corsa Wagon. Trabaja al volante 12 horas diarias.

Confesiones anteriores

14 de diciembre. La misma historieta de siempre

7 de diciembre . Una mujer que logra ver más allá

30 de noviembre . Un publicista que no se privó de nada

23 de noviembre. Un "pequeño pueblo" en el medio de Buenos Aires

16 de noviembre. El viaje más corto de mi vida

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.