Vacuna rusa: Todos los sabían, el Gobierno también