Viajes gratis, jugo y café: la nueva estrategia de los metrodelegados

En un plenario de comisión del que participaron 84 delegados, se resolvió seguir adelante con las medidas de fuerza
En un plenario de comisión del que participaron 84 delegados, se resolvió seguir adelante con las medidas de fuerza Fuente: Archivo
Evangelina Himitian
(0)
28 de mayo de 2018  • 20:44

El conflicto del subte está lejos de terminar. Las medidas de fuerza volverán a repetirse esta semana, a partir de mañana, aunque no se interrumpirá el servicio, como se hizo la semana pasada, sino que se recurrirá a la liberación de los molinetes y se instalarán mesas con café y jugo para los pasajeros. Porque, en pleno conflicto, los metrodelegados quieren tener al usuario de subte de su lado.

Hoy, en un plenario de comisión del que participaron 84 delegados, que representan a los 35 sectores del subterráneo porteño, se resolvió seguir adelante con las medidas de fuerza, que afectarán a lo largo de la semana a los usuarios del subte. Mañana, entre las 17 y las 20, se liberarán los molinetes de las estaciones Retiro y Constitución. La medida podría repetirse el jueves.

En el plenario –que se desarrolló en la sede de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), en Carlos Calvo 2363– se resolvió continuar con el reclamo que los metrodelegados iniciaron hace un mes y que tuvo su escalada más violenta días atrás.

El miércoles pasado, la detención de 16 trabajadores –entre ellos Néstor Segovia, secretario adjunto de la Agtsyp– que impidieron la circulación de las formaciones de la línea H, precipitó la paralización del servicio. Después vino una tregua de varios días y, finalmente, se retomó el plan de lucha.

Néstor Segovia, secretario adjunto de la Agtsyp, durante el conflicto de la semana pasada
Néstor Segovia, secretario adjunto de la Agtsyp, durante el conflicto de la semana pasada Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

"En el plenario de delegados se evaluó el conflicto y las nuevas medidas que llevaremos adelante para continuar discutiendo las paritarias y exigiendo a la empresa Metrovías el retiro de las 70 sanciones a los compañeros", afirmó Enrique Rositto, secretario de prensa de los metrodelegados. "Pero, además, queremos que el usuario entienda lo que está pasando y servirle un vaso de jugo o de café nos va a permitir dialogar con él y explicarle", agregó.

El reclamo principal de los trabajadores es que se reabra la paritaria del sector, ya acordada entre el gobierno de la ciudad y la Unión Tranviaria Automotor (UTA), el gremio autorizado a negociar salarios. Los metrodelegados no están conformes con el 15% acordado y pretenden que el incremento sea del 25% para este año, más un 9% de recomposición salarial de 2017.

Pero desde el Poder Ejecutivo porteño la postura se endureció, sobre todo hace una semana, en plena paralización del servicio. La Ciudad se niega a negociar con los metrodelegados; argumenta que el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación suspendió la personería gremial de la Agtsyp, que así perdió el poder para representar a los trabajadores en discusiones salariales. Desde la Agtsyp insisten en que cuentan con la adhesión de la mayoría de los empleados del subte.

Desde hace varias semanas el conflicto fue en ascenso. A la liberación de molinetes le siguieron paros de dos horas en diferentes líneas y, días más tarde, la interrupción del servicio durante doce horas. Cuando se había anunciado esta medida en las líneas H y E, estalló el conflicto que terminó con las detenciones. Metrovías consideró que estas protestas fueron al margen de la ley y, envió telegramas a 70 trabajadores, con suspensiones de entre 5 y 15 días, sin goce de sueldo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.