Los vinos conceptuales conquistan a los más jóvenes
Los vinos conceptuales conquistan a los más jóvenes
Los hay orgánicos, los hay agroecológicos y también biodinámicos; están los que se ocupan de la historia originaria, los que respetan el perfil de la cepa, pero también los hay cien por ciento varietales como es el King Malbec de Bodega Norton
(0)
19 de octubre de 2016  • 00:01

Los vinos conceptuales suelen transitar un sendero que procura tomar una dirección distinta del estilo de época con el que se elaboran la mayoría de las etiquetas masivas. Apelan a una historia y un concepto por detrás de ellos.

Son vinos pensados de antemano para ser singulares y están dirigidos a un público que prefiere evitar lo clásico y sortear lo conocido, que busca además de calidad nuevas tipicidades, originalidad y, sobre todo, personalidad.

Dentro de este nuevo arte del hacer vinos entre los que se incluye la exaltación del terruño, la forma cuidadosa en la que ha sido vinificado y la creación de una etiqueta distintiva que describa el contenido como una aproximación al concepto que se quiere transmitir, el mercado argentino está dando buenos frutos, con bodegas que se animan a más con el fin de conquistar nuevos públicos.

En este sentido, el fenónemo no sólo ha tocado a la industria del vino sino al de las bebidas en general, como es el caso de las cervezas, cuyas principales marcas han lanzado al mercado una batería de nuevas etiquetas que se concentran en la calidad de sus ingredientes, la historia del nuevo modo de preparación y una imagen dirigida a un tipo de consumidor joven y exigente.

En el caso del vino, las bodegas argentinas siguen con esta tendencia mundial de lanzar productos conceptuales para el mercado local e internacional. Los hay orgánicos, los hay agroecológicos y también biodinámicos; están los que se ocupan de la historia originaria, los que respetan el perfil de la cepa, pero también los cien por ciento varietales que resultan totalmente novedosos. Y, sobre todo, todos cuentan con una imagen super moderna y una presentación que puede destacarse por la botella, el corcho o la etiqueta (o todo eso junto), concentrándose en el terreno donde fueron hechos y donde prima un color, notas en nariz y percepciones organolépticas totalmente únicas, singulares, personales, que no se parecen a nada de lo conocido. Que es en definitiva lo que buscan quienes quieren descubrir nuevas experiencias.

King Malbec de Bodega Norton
King Malbec de Bodega Norton

Este es el caso de King Malbec de Bodega Norton, dirigido a un público joven que busca nuevas relaciones. Se trata de un vino conceptual con universo propio. Originario de las tierras más áridas al pie de la Cordillera de los Andes, resulta equilibrado, de textura fina y delicado sabor en el que cada bebedor encontrará la vertiente que lo distingue.

Con una vestimenta disruptiva, tiene algo que será destacado por quienes suelen sorprenderse con nuevas presentaciones: no hay corcho, sino tapa a rosca.

King Malbec sólo se encuentra en vinotecas y restaurantes exclusivos (y también en los Estados Unidos) en botellas de 750 ml por $165.

Y sólo unos pocos tendrán la suerte de encontrarse con alguno de los estuches de la edición limitada que contienen una botella y una copa plateada en homenaje al cáliz del Rey.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.