Comienza la entrega de máscaras faciales fabricadas con impresoras 3D en la Argentina

Una de las primeras 600 mascarillas hechas con impresoras 3D en el país y entregadas a una anestesista en el Hospital Piñero
Una de las primeras 600 mascarillas hechas con impresoras 3D en el país y entregadas a una anestesista en el Hospital Piñero
María Gabriela Ensinck
(0)
27 de marzo de 2020  • 17:37

En medio de la cuarentena general declarada en Argentina por la pandemia del coronavirus, se multiplican las iniciativas para colaborar en un tema clave: proveer a los profesionales y trabajadores de la salud de protectores faciales hechos en 3D.

"Encontramos un diseño de la firma checa Prusa (fabricante de impresoras 3D) para imprimir máscaras usadas por profesionales de la salud para protegerse del coronavirus. Probamos el diseño en la clínica Santa Catalina y el Hospital de Clínicas e hicimos correcciones, según el criterio de infectólogos, neumonólogos y kinesiólogos respiratorios", cuenta Facundo Cancino, socio de Lab-a, un laboratorio de diseño dedicado a producir insumos médicos con impresoras 3D.

"Como vimos que nuestra capacidad productiva no era suficiente, subimos la propuesta a las redes", destaca.

Un grupo de argentinos se unió para construir mascarillas con impresoras 3D y donarlas a distintos centros de salud

00:15
Video

Y así, lo que empezó como iniciativa de un par de compañeros de trabajo en cuarentena se convirtió en el Coronathon, una comunidad de más de 600 personas trabajando con sus impresoras 3D. "Apuntamos a producir unas 90 mil máscaras, en 3 tandas de 30 mil. Y hoy ya entregamos las primeras 600 en tres hospitales públicos porteños", asegura Cancino.

"Recibimos donaciones de material para hacer 100 mil máscaras de acetato y necesitamos más gente que las imprima en su casa. Quienes tienen impresora 3D pueden bajar el archivo con el diseño, que ha sido validado por el ministerio de Salud", destaca por su parte Martín Colombo, cirujano plástico, uno de los médicos que se sumó a la iniciativa.

La empresa Urbano donó la logística para repartir materiales y partes de las mascarillas (el protector plástico y la vincha) que son terminadas de armar en los hospitales.

Máscarillas hechas en el país entregadas en La Matanza
Máscarillas hechas en el país entregadas en La Matanza Crédito: Gentileza Juan Cruz Cabrera

Los límites de las máscaras faciales

El infectólogo Omar Sued, director de Investigaciones Clínicas de Fundación Huésped, se ocupa de aclarar: "el uso de máscaras faciales que protegen la zona ocular está indicado para los médicos y personal que atiende a pacientes de riesgo. En cuanto a los barbijos, sólo están indicados para las personas con síntomas, no para todo el mundo".

Más iniciativas

En Santa Fe, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) las facultades de Arquitectura, Ciencias Médicas e Ingeniería Química trabajan en la fabricación de elementos de protección sanitaria utilizando impresoras 3D y cortadoras láser. "Docentes, no docentes, directivos, graduados y estudiantes están fabricando unos 10 mil protectores faciales completos y desarrollando un prototipo de gafas de protección ocular", comenta el decano de Arquitectura, Sergio Cosentino.

"Estas máscaras ayudarán a proteger ojos y cara de la tos y estornudos de los pacientes. Se están imprimiendo en base al diseño de la firma Prusa, a razón de 80 por día. A esto debemos sumar equipos de corte láser para las viseras transparentes", puntualiza por su parte Horacio Sagardoy, subsecretario de la Facultad de Ciencias Médicas.

Las mascarillas impresas en la Universidad Nacional del Litoral
Las mascarillas impresas en la Universidad Nacional del Litoral

En tanto, en la localidad de González Catán, el diseñador Juan Cabrera recibió más de 3000 pedidos y entregó 1000 máscaras a hospitales de La Matanza. "Arranqué por mi cuenta porque tengo los filamentos y acetatos y utilizo las impresoras de mi taller", cuenta. "Cada máscara lleva 40 minutos. No es tan rápido como una producción en serie, pero permite ir contando con los dispositivos para la emergencia y modificar el diseño sobre la marcha". Para seguir adelante con esta iniciativa, necesita donaciones de acetato, placas radiográficas que se pueden limpiar para volverlas transparentes, y elásticos.

Decenas de iniciativas similars se multiplican en todo el país, como Covid-19 Makers Argentina, y Resistencia Argentina.

También el diseñador Gino Tubaro, creador de Atomic Labs, comenzó a trabajar en la impresión de máscaras protectoras. Lanzó la propuesta a sus seguidores desde un hotel en el que se encuentra haciendo cuarentena tras llegar en un vuelo desde México. Para esto elaboró una guía de trabajo incluyendo un instructivo para la toma de pedidos, impresión de las máscaras y entrega de las donaciones.

"La parte que sirve para sostener la máscara cerca de la cara se imprime por 3D, mientras que la que cubre la cara puede hacerse con plásticos de botellas o radiografías viejas limpiadas con lavandina para que queden transparentes", explica Tubaro en el instructivo.

También está trabajando en una media máscara que protege nariz y boca y tiene filtros, para no obstruir la respiración, pensada no para profesionales, sino para el día a día de las personas que tienen síntomas.

Basándose en su experiencia con la fabricación y donación de prótesis 3D, el joven diseñador desarrolló una página web para contactar a quienes necesitan protectores faciales, con los proveedores de insumos y la impresora 3D más cercana, incluyendo las impresoras 3D disponibles en el penal de mujeres de Ezeiza y el de Marcos Paz.

La pandemia del coronavirus, más allá de la crisis sanitaria, social y económica, está desatando también una respuesta solidaria sin precedentes por parte de los ciudadanos y el mundo emprendedor. En tiempos de aislamiento, la tecnología ofrece un medio para ayudar.

Tres iniciativas locales

Coronathon

Orange 3D (La Matanza)

Atomic Lab

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.