Competidores e inversionistas ponen a prueba el negocio de Qualcomm