Computación cuántica: de notebooks y agujeros negros