Edificios argentinos sustentables, parte 2

Crédito: Gentileza Google
Otras tres edificaciones nacionales fueron reconocidas por sus prácticas sustentables con el certificado LEED; todas implementan técnicas de construcción amigables con el medio ambiente
Rodrigo Herrera Vegas
(0)
31 de julio de 2012  • 01:52

"La crisis económica mundial del 2008 significó una pausa en los intentos por certificar. Recientemente, hubo un impulso de las empresas argentinas por buscar marcar un diferencial en el mercado e ir más allá de la propia certificación", me explicaba Andrés Schwarz, project manager de Sustentabilidad de Lend Lease . Ello explica que a partir del 2011 el Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos concediera la certificación LEED a seis emprendimientos locales.

La semana pasada les conté acerca de tres de esos proyectos que, luego de un gran esfuerzo en inversión e infraestructura, lograron obtener un reconocimiento por sus prácticas sustentables. Hoy, les comparto las características más destacadas que caracterizan a tres edificios pertenecientes a Google, McDonald's y Falabella.

Google Argentina

En febrero de 2011, Google inauguró nuevas oficinas en Puerto Madero con características sustentables, producto del trabajo arquitectónico que duró un año. Durante el día, se aprovecha la luz natural que ingresa por los grandes ventanales. Para ello, se dispusieron además paneles de box de trabajo de menor altura a los tradicionales. Durante la tarde-noche, la iluminación depende de sensores que detectan la presencia humana para prender la luz.. En los baños, las canillas responden a un sistema racional de consumo.

¿La particularidad de Google? Dos características. Por un lado, los propios muebles fueron pensados sustentablemente. Así por ejemplo, hay sillas y bancos que fueron armados con persianas viejas o con maderas de árboles certificadas. Por otro lado, como una etapa posterior a la construcción, las oficinas de Google responden al eje social de la sustentabilidad a través de un área de recreación donde sus empleados pueden practicar yoga, leer, usar el sillón de masajes o las bicicletas.

Con estas características, Google Argentina obtuvo la certificación en "Operación y Mantenimiento" en el nivel plata.

McDonald's Pilar

Esta sucursal de zona norte de la casa de servicio rápido de comidas, inaugurada en agosto de 2010, se construyó en un espacio de 650 metros cuadrados, a partir del traslado de un local modular tradicional, que se aprovechó en un 50% y se adaptó a las exigencias de la certificación. Para ello, se utilizaron materiales reutilizados y reciclados en el revestimiento de los pisos y el cielo raso; y toda la madera utilizada fue certificada como FSC para evitar el daño de bosques. La pintura acuosa empleada no contenía partes volátiles.

En su exterior, el edificio dispone de un aerogenerador ubicado a 30 metros de altura (equivalente a 10 pisos) que genera la energía necesaria para abastecer la iluminación de la playa de estacionamiento. El excedente energético que produce se almacena en baterías, como medida preventiva para los días de menores vientos.

A nivel del agua, se implementaron distintas estrategias de ahorro. Por un lado, el edificio cuenta con un sistema de recolección de agua de lluvia y de las aguas grises de los lavamanos, que son reutilizadas en las descargas de los inodoros y en la limpieza de la playa exterior. Por otro lado, los lavamanos y los inodoros tienen válvulas automáticas que evitan un exceso de su uso.

Los techos y paredes exteriores tienen aislación térmica que reduce el uso de calefactores y aires acondicionados, y garantizan una temperatura armoniosa al interior del local. Con ese mismo propósito, se colocaron ventanas con un film que filtra los rayos del sol, y se instalaron equipos de aire y calefacción que controlan la concentración de dióxido de carbono. Así, según la cantidad de gente presente en el local incorporan mayor aire del exterior.

Tanto dentro como fuera del local, la iluminación es con LED. En su exterior, hay controladores que, de acuerdo con la cantidad de luz natural disponible, apagan o encienden automáticamente las luces y carteles publicitarios.

Estas características le permitieron a McDonald's Pilar obtener la certificación LEED oro en la categoría "Nueva Construcción" en 2011, siendo el primer edificio del rubro gastronómico en recibir dicho reconocimiento. Si bien McDonald's tuvo que invertir un 40% más de capital en comparación con un local tradicional, cabe destacar la apreciación de Andrés al respecto: "Se trata de invertir más hoy, para comenzar a disfrutar de los beneficios mañana".

Falabella

En junio de este año, el centro comercial de Falabella ubicado en el Tortugas Open Mall de la provincia de Buenos Aires obtuvo la certificación LEED en nivel plata. La tienda fue construida sustentablemente en un espacio de 10.300 metros cuadrados con materiales no contaminantes. Por ejemplo, las paredes se pintaron con productos sin plomo y se utilizaron adhesivos libres de VOCs (compuestos orgánicos volátiles).

El local de Falabella durante su construcción
El local de Falabella durante su construcción Crédito: Cocyar.com

Además, se adquirieron productos locales a fin de reducir la huella de carbono emitida en el transporte y promover la industria nacional. Si bien todas las luces instaladas son de bajo consumo, se dispusieron mecanismos de control de presencia y los motores son más eficientes energéticamente.

El agua de los aires acondicionados y los lavamanos es recuperada para su posterior reutilización. Con el mismo propósito, hay filtros especiales que reutilizan el aire interior e incorporan aire exterior cuando es necesario.

Los seis edificios nacionales certificados adoptaron un sistema de separación de residuos que permite distinguir la basura susceptible de reutilización y/o reciclaje, como plásticos y cartones, entre otros. En el caso de Google, acordaron la entrega de los residuos a la cooperativa de recolectores urbanos El Ceibo .

Si bien seis puede parecer un número escaso, debe brindar orgullo nacional de los logros obtenidos y utilizarlo como un impulso para que, de ahora en adelante, las construcciones comiencen a pensarse con una visión más sustentable. De hecho, cuando Lend Lease se inició en el tema en el 2008, la actitud del cliente era bastante reacia. Hoy, las empresas consideran que es indiscutible contribuir al cuidado del medio ambiente.

Desde la experiencia en Lend Lease, Andrés me comentaba que no siempre pueden concretarse todos los propósitos para certificar. Por ejemplo, algunas empresas no lograron disponer de un sistema fotovoltaico o una laguna con agua pluvial, por su elevado costo y límite espacial, respectivamente.

Pese a ello, Andrés me transmitió su optimismo en que son más los proyectos positivos que se concretan que los que fallan. De hecho, hoy Lend Lease está trabajando en ocho proyectos a certificar, tendencia que, aseguran, se expandirá al interior del país.

Todo este proceso de arquitectura, diseño y acciones sustentables resultaría inútil si no se tiene en cuenta un aspecto fundamental. "Hay que educar al usuario. De nada sirve colocar un inodoro con botón de doble descarga si no se le explica qué funcionalidad tiene y cómo contribuye al ahorro", me aseguró Andrés. Esta primera educación del usuario repercutirá luego en los clientes y en la sociedad en general, a través de jornadas familiares de los empleados y escuelas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.