Este es el propulsor eléctrico que utilizará la NASA para llegar a la Luna

La agencia espacial estadounidense planea utilizar la propulsión eléctrica en el programa Gateway en la nave de exploración de la superficie lunar que también servirá para establecer las comunicaciones con las futuras expediciones humanas al satélite terrestre
La agencia espacial estadounidense planea utilizar la propulsión eléctrica en el programa Gateway en la nave de exploración de la superficie lunar que también servirá para establecer las comunicaciones con las futuras expediciones humanas al satélite terrestre
(0)
18 de noviembre de 2019  • 00:30

Con la misión Artemis, Estados Unidos fijó una ambiciosa meta para volver a la Luna en 2024 y establecer una presencia humana permanente desde 2028 con el objetivo de utilizar el satélite natural terrestre como punto de partida para llegar a Marte. Para estos nuevos desafíos, la agencia espacial estadounidense comenzó a optimizar los actuales sistemas y desarrollar nuevos modelos de propulsión que le permitan cubrir estas enormes distancias.

Y al igual que en los automóviles, la energía eléctrica es la alternativa que eligió la NASA para sus exploraciones espaciales. Así surge el proyecto Solar Electric Propulsion (SEP), como se conoce a la nueva generación de propulsores confiables y menos costosos para las futuras misiones. Con una combinación de paneles solares y energía eléctrica, estas plataformas tienen un menor consumo de propelentes comparado con los sistemas convencionales químicos utilizados para impulsar los cohetes.

Una vista del motor Advanced Electric Propulsion System (AEPS) Aerojet Rocketdyne, probado con éxito en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California
Una vista del motor Advanced Electric Propulsion System (AEPS) Aerojet Rocketdyne, probado con éxito en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California

La gran ventaja de los sistemas eléctricos de propulsión está en la reducción de carga del combustible, lo que permite diseñar naves espaciales con una mayor autonomía para cubrir destinos distantes. En este caso, la NASA y la firma Aerojet Rocketdyne utilizaron el gas xenon para el motor Advanced Electric Propulsion System (AEPS), uno de los firmes candidatos para ser utilizado en la misión Artemis y probado con éxito en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

La NASA planea comenzar a utilizar el sistema de propulsión eléctrica en 2022 en una nave espacial del programa Gateway, que explorará el satélite terrestre para tener un acceso completo a toda la superficie lunar, además de servir como un comando móvil y un módulo de servicio para establecer las comunicaciones con las expediciones humanas y con las exploraciones robóticas no tripuladas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.