Firefox y Jolla logran lo que Ubuntu no (por ahora al menos)