La legislación que divide a los medios nuevos y tradicionales

Geoffrey A. Fowler
Sam Schechner
Christopher S. Stewart
(0)
18 de enero de 2012  

Los medios de comunicación tradicionales parecen estar perdiendo una batalla en el terreno que supuestamente más les aco-moda: el de contar una historia.

En los últimos días, la batalla sobre una legislación que combate la piratería en Internet ha enfrentado a Hollywood y a la industria de la televisión contra un ejército de aficionados a la tecnología, provenientes principalmente de Silicon Valley, que es más conocido por su lejanía y amor por los códigos de unos y ceros que por su capacidad de presentar un relato ganador.

Los amantes de la tecnología, sin embargo, están a punto de asestar su golpe más deslumbrante e inesperado: un apagón de un día en Internet.

El miércoles, algunos de los sitios más populares de la web, junto con miles de usuarios particulares, prometieron cerrar sus páginas. Wikipedia, el décimo sitio más popular en Estados Unidos, desactivará su servicio enciclopédico en inglés en todo el mundo.

"¡Atención estudiantes! Hagan su tarea temprano. ¡Wikipedia se pronunciará contra la mala legislación este miércoles", escribió Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, en su cuenta de Twitter, anunciando la decisión de sumarse al apagón.

Al menos otras 7.000 páginas web participarán en la protesta, incluyendo el agregador de noticias Reddit Inc. y el sistema de plataforma y gestión de contenidos para blogs Wordpress. Hasta el poderoso Google Inc. planea añadir un enlace a su página inicial de búsqueda en Estados Unidos, que llevará a la información sobre la legislación.

El objetivo de la polémica legislación es detener a los sitios web domiciliados fuera de EE.UU. que venden películas, música y otros productos pirateados. Los proyectos de ley, Stop Online Piracy Act (SOPA) y Proctect IP Act le permitirían al Departamento de Justicia solicitar una orden judicial que exija a los proveedores de Internet de EE.UU. bloquear el acceso a tales sitios.

Hasta hace poco, Hollywood y los medios tradicionales, que son partidarios de la legislación, pensaban que el proyecto de ley sería aprobado sin mayor resistencia. El sábado, sin embargo, la Casa Blanca se pronunció públicamente en contra de porciones de la legislación. La decisión hizo caer en cuenta a las empresas de medios tradicionales que los gigantes de la tecnología como Google y Facebook les llevaban ventaja en el debate político, así como en el público, sobre la piratería.

"Hay un cambio de guardia en Washington", reconoció un ejecutivo de medios con experiencia en el ámbito político. "El poder político refleja el crecimiento del mercado. Se puede ver la influencia de la gente del sector tecnológico", añadió.

Facebook y Google han ensamblado poderosas operaciones de lobby en Washington. El ex secretario de prensa de la Casa Blanca Joe Lockhart, por ejemplo, ahora trabaja para Facebook.

Parte del problema es que el mensaje de los medios tradicionales, de que la gente debe pagar por películas, programas de tele-visión y libros, no tiene eco entre los consumidores aficionados a la tecnología, que están acostumbrados a obtener contenido gratis en Internet. Pero la batalla también demuestra la destreza de las empresas tecnológicas para acudir a Internet, y en particular a las redes sociales, para fijar la agenda. Esto no sucede con las empresas de medios tradicionales.

Buena parte del rechazo popular en línea hacia el proyecto de ley ha sido generado a través de iniciativas de empresarios de Internet como Hunter Walk, de 38 años. El ejecutivo de San Francisco es director de manejo de producto de YouTube, de Google, y ha invertido su tiempo personal en la creación de herramientas en línea para realizar una campaña viral contra SOPA. "Vi que los debates sobre el tema estaban siendo casi ignorados por las cadenas de televisión que son propiedad de corporaciones que apoyan la ley", dijo Walk. "Si hay una censura de los medios, entonces tendremos que censurar SOPA nosotros mismos", manifestó.

El ejecutivo lanzó el 9 de enero un sitio web llamado BlackOutSopa.org, que usa herramientas de medios sociales para difundir noticias sobre el asunto. Más de 31.000 personas han acudido al sitio para cambiar sus fotos de perfiles en Fa-cebook, Twitter y Google+ por una insignia que dice "Stop Sopa" (Detenga a Sopa).

Desde hace tiempo, los grandes conglomerados de medios han tenido una activa presencia en Washington, donde han invertido decenas de millones de dólares en donaciones a campañas, de acuerdo con registros electorales federales revisados por el Centro por una Política Reactiva.

Una coalición de medios, incluyendo NBCUniversal, de Comcast Corp., News Corp., Viacom Inc., Macmillan, y gremios como el sindicato de directores de EE.UU. y la Cámara de Comercio de EE.UU., han promovido por años legislación para combatir la piratería.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.