La policía británica borra por error los registros de 400.000 criminales durante el mantenimiento de una base de datos