Logran un paso clave en la búsqueda por usar el ADN como si fuera un nanocable