srcset

A Fondo

Los nuevos migrantes impulsan la innovación en las firmas tecnológicas argentinas

Débora Slotnisky
(0)
19 de julio de 2019  • 11:11

Son numerosos los estudios que indican que, dentro de las empresas, los grupos heterogéneos son los más creativos, por lo que también son los que tienen mayor capacidad para innovar. En este sentido, la diversidad debería ser de todo tipo: rango etario y socioeconómico, género, minorías y perfil académico, por mencionar solo algunos.

Por ejemplo, un estudio reciente de Deloitte llevado a cabo en Reino Unido encontró que las empresas étnicamente diversas tienen un 35% más de probabilidades de superar a sus pares, al tiempo que los empleados que trabajan en estas organizaciones indican que se sienten más cómodos, seguros y felices cuando se encuentran en un entorno inclusivo. En tanto, la consultora Gartner señala que las compañías altamente inclusivas son 120% más capaces de cumplir los objetivos financieros y generan 1.4 veces más ingresos comparado con las que no tienen esta particularidad.

Dado el aluvión de nuevos migrantes como venezolanos y colombianos así como de otros países que están llegando a la Argentina, algunos de los cuales son contratados por firmas tecnológicas locales, ¿se ve en estas firmas una mayor capacidad de innovación? "Sí, porque la incorporación de estos perfiles hace que la organización tenga una mayor diversidad cognitiva, es decir, que estos grupos de trabajo cuentan con integrantes que tienen diferentes áreas de especialización, otras perspectivas para encarar un problema, diversidad al momento de interpretar una situación y distintos modelos para inferir causas y efectos, lo que hace que este grupo de profesionales sea más innovador comparado con otros donde solo hay argentinos", explica Mara Schmitman, CEO de la organización de servicios de Recursos Humanos para empresas de tecnología Schmitman HR.

Crédito: Shutterstock

Según la experta, para la resolución de problemas lógicos, que son los típicos que aborda una empresa de tecnología, es acertadísimo tener diversidad cognitiva, porque está demostrado que estos equipos tienen un 30% más de velocidad para llegar a una respuesta respecto a aquellos grupos que no tienen esta característica.

Ejemplos concretos

"Un caso puntual y muy relevante llevado a cabo por perfiles multidisciplinarios, organizados como unidades de negocio, donde se hizo fuerte foco en la innovación fue en el desarrollo de la billetera digital Valepei, que es una aplicación móvil que sirve para enviar dinero al instante, en cualquier lugar y a cualquier persona. También tenemos ejemplos en la operación diaria respecto a resolución de temas técnicos y configuraciones, entre otros que, si bien estos son desconocidos para los clientes, ayudan a mejorar la dinámica interna", explica a LA NACION Jorge Larravide, Gerente Comercial de Link, una empresa tecnológica de capitales argentinos enfocada en el desarrollo de plataformas web, mobile y de cajeros automáticos.

Por sus características, los perfiles tech en Link representan al 67% del total de la nómina y, de ahí, alrededor del 5% son colaboradores nacidos en otros países, casi todos de Latinoamérica. "De ese total, los de nacionalidad venezolana alcanzan el 37% y, si sumamos a este ratio los colaboradores de nacionalidad colombiana y peruana, entre los tres superan el 71%. Prácticamente todos los colaboradores de otras nacionalidades se desempeñan en áreas técnicas", agrega el ejecutivo.

Otro ejemplo se da en la empresa argentina MasterSoft, que desarrolla software para gestión empresarial. En diálogo con LA NACION, su CEO, Marcelo Di Chena, cuenta que esta organización que tiene 40 empleados llegó a tener un 10% de colaboradores oriundos de Uruguay, Chile, Perú, Venezuela y Ucrania: "El inmigrante europeo tenía una formación muy fuerte en tecnología, y por su formación universitaria de Rusia y Ucrania nos aportó algunas ideas diferentes en el diseño tecnológico de algunos productos que desarrollamos, que no hubieran surgido de nuestra gente, ya que teníamos todos formaciones e ideas similares", detalla.

Los mismo expresa el colombiano Manuel José Álvarez, que es Gerente Senior de BI y Revenue Management de la firma de Viajes & Turismo AlMundo, organización que tiene una fuerte impronta digital. Estudió Ingeniería Industrial en la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, e hizo una Maestría en Dirección de Empresas de la Universidad de Palermo en Buenos Aires. En su posición su objetivo es venderle al cliente indicado en el momento correcto al mejor precio y por el canal más apropiado, por lo que busca automatizar y mejorar la eficiencia de los procesos para la toma de decisiones rápida gracias al análisis de los datos. Por otra parte, analiza los comportamientos de los usuarios aplicando inteligencia artificial para llegar al cliente correcto con el mensaje que mayor relevancia va a tener para él. "Desde mi rol creo que aporto innovación debido a las experiencias y vivencias a las que estuve expuesto en diversos entornos, comparado con mis colegas nacidos acá", opina.

La diversidad cultural y de género logra ambientes más creativos e innovadores
La diversidad cultural y de género logra ambientes más creativos e innovadores Crédito: Shutterstock

Y se suma el caso de Manuel Zapata, que vino de Venezuela para trabajar en Intive-FDV y, en su desconocimiento de la situación laboral local, se trajo su propia computadora desarmada pensando que era la que debía usar. En esa compañía, el diez por ciento de los empleados son venezolanos; Mercado Libre contraró en el último tiempo 34 programadores sudamericanos.

Los entrevistados están de acuerdo con la hipótesis que indica que la diversidad en cuanto a las nacionalidades de los profesionales tiene un impacto en la capacidad innovadora de una organización, y destacan el nivel de conocimientos de los migrantes: "Nuestra experiencia en contratar colaboradores de otras nacionalidades es excelente. La preparación académica es de un gran nivel, así como el conocimiento práctico aplicado que poseen", agrega Larravide.

Incorporar migrantes parece ser beneficioso no solo para ellos sino para el resto de la plantilla. Así, al menos, sostiene la edición 2019 del estudio Getting to Equal de Accenture, según el cual la mentalidad de innovación de los empleados, o su disposición y capacidad para innovar, es más de siete veces mayor en las culturas de lugares de trabajo más igualitarias a los que no, y que el PBI mundial aumentaría en US$ 8 trillones en 10 años si este tipo de mentalidad creciera un 10% en todos los países. Así las cosas, las firmas tecnológicas argentinas parecen tener una interesante oportunidad en ciernes para ser innovadoras.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.