Los suicidios en fábricas chinas jaquean a la industria tecnológica

El presidente de Hon Hai, Terry Gou, durante el recorrido que realizó junto a la prensa para mostrar las condiciones laborales en las fábricas de la compañía
El presidente de Hon Hai, Terry Gou, durante el recorrido que realizó junto a la prensa para mostrar las condiciones laborales en las fábricas de la compañía Fuente: AFP
La empresa Foxconn, que manufactura los equipos de Apple, Dell y Nokia, es cuestionada por la muerte de nueve empleados; denuncias por malas condiciones laborales y un llamado a boicotear los productos de las compañías involucradas
(0)
26 de mayo de 2010  • 20:32

LONGHUA, CHINA (REUTERS).- Vestido de blanco, el tradicional color del luto en China, el padre del joven Ma Xiangqian, de 19 años, llora junto a las puertas de un extenso complejo de electrónica. Su mujer e hija están arrodilladas a su lado.

Ma es uno de los nueve trabajadores que han muerto este año en unos aparentes suicidios en unas instalaciones fabriles altamente custodiadas, lo que ha suscitado preguntas sobre los aspectos más duros de la vida de los obreros al sur del delta del río Perla: el calificado como el taller del mundo.

Los padres dicen que Ma, que fue hallado muerto al final de una escalera en el campus en enero, falleció bajo circunstancias misteriosas. Quieren saber por qué. "Todo lo que pedimos es la verdad. Ni siquiera queremos una compensación", declaró el padre.

La fábrica Longhua pertenece a la industria de precisión Hon Hai, el gigante de Taiwán que es contratado para fabricar ordenadores, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos por Apple y otras importantes marcas a nivel mundial.

El presidente de Hon Hai, Terry Gou, uno de los empresarios más conocidos de Taiwán, encabezó un inusual recorrido por las instalaciones para los medios de comunicación, parte de un bombardeo publicitario sin precedentes para contener la creciente repercusión negativa de los presuntos suicidios. "Estoy muy preocupado por eso. No puedo dormir por las noches", declaró el ejecutivo.

"Desde un punto de vista científico, no confío en que podamos detener cada caso. Pero como empresario responsable, tenemos que asumir el compromiso de evitar todos los que podamos", agregó.

Intereses en juego

Hay mucho en juego para Hon Hai y su unidad Foxconn, que fabrica teléfonos móviles para Nokia y otras marcas mundiales, ante los crecientes llamamientos de activistas para un boicot mundial a productos como la última generación de iPhone de Apple. La lista de clientes de Hon Hai es como un "quien es quien" de los fabricantes de electrónica: desde Apple, a HP, Dell u otros fabricantes de móviles.

"Es un asunto crucial con el que Hon Hai tiene que lidiar ya mismo. Si no, Nokia, HP y Apple podrían anular sus pedidos conforme aumente la presión en contra de comprar sus productos", declaró Andrew Deng, analista de Taiwan International Securities.

Hon Hai y Foxconn han sido criticados por su cultura corporativa, reservada y rigurosa.

Los trabajadores junto al complejo Longhua reaccionaron airados a una carta que, según dijeron, les pidieron que firmaran de forma inmediata, y que incluía una cláusula que decía que la compañía no pagará más que el mínimo legal por las heridas producidas fuera del lugar de trabajo.

Cuando se le preguntó por la carta, Gou se disculpó y dijo que la iba a retirar, calificando el lenguaje de inapropiado.

Durante la visita, Gou prefirió enfatizar las comodidades de los trabajadores como una piscina olímpica, bancos, panaderías, calles con árboles y catering en los dormitorios para muchos de los 400.000 empleados de Hon Hai en el sur de China. También indicó que la mayoría de los supuestos suicidios correspondían a trabajadores que llevaban en la compañía menos de seis meses.

Por su parte, Apple dijo que estaba triste por los supuestos suicidios y que procedería a inspeccionar todas las instalaciones donde se fabrican sus productos. Mientras tanto, Dell dijo que investiga todas las informaciones sobre malas condiciones laborales en su cadena de trabajo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.