Mark Pincus cambia su estilo de gestión para salvar a Zynga