Microsoft pone sus esperanzas móviles en la compra de Nokia