Pressy, un accesorio para sumarle un botón a un smartphone que no lo tiene

El botón Pressy y el cartucho donde guardarlo
El botón Pressy y el cartucho donde guardarlo
Va a contramano de las tendencias actuales, pero es una idea interesante: usar el conector de audio para sumar un botón programable
Ricardo Sametband
(0)
30 de agosto de 2013  • 16:29

Si puedo elegir, prefiero un teléfono sin botones físicos , que se controle con el tacto y con gestos ; una pantalla táctil y un poco de software pueden emular cualquier botón o función (salvo, quizás, el disparador de doble posición en una cámara de fotos).

Prescindir de ellos, como han comprendido quienes prefieren los teclados virtuales, tiene un gran beneficio, que es la flexibilidad: cuando necesito un teclado (virtual) lo tengo, cuando me conviene toda la pantalla libre (para una película, un juego, etcétera) también dispongo de esa opción, y todo en el mismo dispositivo (que además puede hacerse más delgado, no tiene partes móviles, etcétera).

Pero los teclados y los botones tienen una ventaja, además de la satisfactoria sensación de manipular algo palpable: están siempre allí, ofreciendo una función que no está oculta detrás de una pantalla de bloqueo, a la izquierda del primer panel o como opción de un menú desplegable, todos elementos que obligan a mirar la pantalla (precisamente porque nuestros dedos no tienen, por ahora, una retroalimentación física de lo que están manipulando digitalmente).

Con este mismo concepto trabajan las personas que crearon Pressy , un proyecto en Kickstarter que en un día superó ampliamente el dinero presupuestado (buscaban 40.000 dólares de financiación, en 2 días sumaron 245.000), lo que asegura su realización, sobre todo porque es, en rigor, un dispositivo relativamente sencillo de fabricar.

Es un botón que se inserta en conector de audio de cualquier teléfono con Android 2.3 o más. En iOS, Windows Phone o BlackBerry 10 podría funcionar, pero no parecen estar las herramientas necesarias (las APIs) para que la aplicación comparta el control del conector de audio.

Este botón (que sobresale apenas de la carcasa del teléfono) transmite al conector de audio las presiones cortas y largas que realiza el usuario, y una aplicación instalada en el teléfono reacciona en forma acorde. Por ejemplo, para sacar una foto sin manipular el resto del teléfono; prender y apagar el flash como si fuera una linterna; registrar la posición que manda el GPS; enviar un SMS automático; llamar a un determinado contacto, etcétera. Se puede configurar a voluntad.

Que sea barato (17 dólares) ayuda, como el que sea programable y que funcione también con un manos libres convencional. De hecho, usa, las señales estandarizadas que envía el botón para controlar la llamada; hay varias aplicaciones en Android que lo aprovechan para pausar la reproducción de música, etcétera.

La idea es simpática, pero tener que sacarlo cada vez que quiero escuchar música o la radio es una molestia ( más allá de los auriculares Bluetooth ). A la vez, poder disparar una acción con el teléfono en el bolsillo y sin desbloquearlo es genial; de eso hablábamos con Ariel Torres ayer; está probando con etiquetas NFC para disparar acciones, y uno de los problemas es que por una cuestión de seguridad Android no permite hacerlo sin desbloquear el equipo (en Windows Phone pasa lo mismo, pero en Blackberry 10 se puede configurar de una u otra forma).

Lo que más me gusta de Pressy (que estará listo en cuatro meses) es que es una idea sencilla, no requiere batería, es estándar, es fácil de aprender (tenés que recordar una combinación tipo morse de presiones cortas o largas) y debería funcionar bien. otra buena idea para el conector de audio es hacer uno en el que el cable se suelte si recibe un tirón, para no dañarlo, al estilo de lo que ofrece Replug , que por estos días está en boca de todos por otra idea similar, pero más flexible, conocida como Pogo .

¿Qué opinan? ¿Extrañan los botones del teléfono? ¿Usarían algo como Pressy?

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.