Solo el 20% de las aplicaciones de salud cuentan con asesoría médica

Para los profesionales, la falta de rigor científico pone a los pacientes en una situación vulnerable; aconsejan decirle al médico de cabecera cuáles se están usando
Para los profesionales, la falta de rigor científico pone a los pacientes en una situación vulnerable; aconsejan decirle al médico de cabecera cuáles se están usando Crédito: SHUTTERSTOCK
Débora Slotnisky
(0)
15 de febrero de 2020  • 00:33

Los usuarios están descargando y gastando dinero en aplicaciones de salud y fitness como nunca antes había sucedió hasta ahora, revela la consultora especializada App Annie, en base a datos globales de 2019. En el nivel mundial se gastaron 1500 millones de dólares en apps de salud y estado físico. Esto es un 130% comparado con 2017.

Si bien a priori esta tendencia está relacionada con el interés de las personas por su bienestar, utilizar este tipo de recurso podría no ser tan saludable, ya que la mayoría de las apps de salud carece de la suficiente evidencia científica, según un estudio realizado en España por el instituto #SaludsinBulos y la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), que divulga sobre temas de salud digital en Hispanoamérica.

La falta de rigor científico en estas herramientas se viene comprobando en distintos investigaciones. Por ejemplo, el 60% de las apps relacionadas con el cáncer no distingue entre contenido científico y publicidad, según un análisis publicado en el Journal of Cancer Education.

Algunas de las apps más descargadas son las que promueven la actividad física. Se trata de aquellas que cuentan los pasos, incluyen rutinas para hacer actividad física, hábitos saludables y afines.

También están las diseñadas para otros aspectos, como llevar el control de los días de enfermedad y los registros vinculados a ciertas enfermedades como asma e hipertensión. De todas, solo un 20% cuenta con la participación de expertos en su desarrollo y ninguna de las apps revisadas tuvieron en cuenta la participación de usuarios durante su desarrollo, según un estudio de la University College de Londres, en base a las 400 apps más descargas en 2018.

"Todas las aplicaciones deben seguir las políticas de Google Play, que indican, entre otros aspectos, que hay contenidos restringidos que no pueden estar presentes en la tienda. Cuando encontramos que una app viola nuestras políticas, lo removemos", informan desde la compañía a la nacion. Dentro de estas normas no hay detalles vinculados con la veracidad de la información. De hecho, solo está prohibido incitar al consumo de sustancias no aprobadas, el tabaco y el alcohol. "Desde Google no podemos realizar una recomendación específica más allá de las políticas que establecemos porque el contenido que se puede encontrar en ellas podría ser útil para un usuario y no serlo para otro", sostienen.

Consejos

Los profesionales consultados por la nacion reafirman que no hay ningún tipo control sobre la calidad de las apps.

"A mis pacientes les comento sobre los riesgos de estos recursos, por lo que ellos pueden quedar en una situación vulnerable. Por eso, si van a utilizar apps, les digo que investiguen de su calidad", sostiene Adrián Desiderio, que es médico especialista cirugía torácica y en Medicina del Deporte y preside el Comité de Deporte y Salud de la Asociación Médica Argentina.

En tanto, Sergio Montenegro, médico de familia, especialista en Informática Médica, consultor en Sistemas de Información en Salud, y CEO de Integrando Salud, que es una plataforma de soluciones en la nube para médicos y pacientes, dice que solo incentiva a sus pacientes a utilizar apps para gestión de turnos, videoconsultas y para adoptar hábitos saludables, como para caminar más y dejar de fumar.

"Las aplicaciones podrían ser un buen complemento para mejorar la interacción entre profesionales y pacientes, ya que uno de los anhelos de los que trabajamos en gestión en salud es que tomen conciencia de su enfermedad, se empoderen con el acceso a información sobre su estado de salud y sobre las patologías que poseen, además de adquirir hábitos saludables", explica.

Mientras, el director médico de la firma de medicina prepaga Omint propone que este tipo de herramienta deba ser validada por un organismo responsable antes de ser publicadas en las tiendas de aplicaciones, y aconseja a los pacientes a comentarle a sus médicos acerca de las apps que están usando. No todas son iguales, en este sentido. La excelente Sportractive advierte antes de empezar que los usuarios deben comentarle a sus médicos que están empleando dicha app.

Con sus pros y sus contras, los entrevistados afirman que este tipo de apps llegaron para quedarse, y coinciden que, de todos modos, relación médico-paciente sigue siendo fundamental, ya que el profesional establece un vinculo de confianza y seguridad con el paciente, que son fundamentales para lograr el bienestar, y esto no se logra a través de una app, por lo que su uso debe integrarse como una herramienta más para mejorar el proceso asistencial, pero ni altera ni debe alterar la correcta relación entre el profesional y el paciente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.