Una app argentina para predecir el granizo

Ariel Torres
(0)
14 de abril de 2012  

Frase de origen disputado (se la han atribuido a Niels Bohr, Storm Petersen y Markus Ronner), no deja de ser irrefutable: Hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro . De entre los oráculos modernos, los meteorólogos son los más sufridos. Cuando los criticamos o, con liviana sorna, los acusamos de equivocarse siempre, parecemos no saber el portento incalculable de variables que regula el humor de una tormenta, y su derrotero. En mi opinión, los meteorólogos aciertan mucho más de lo humanamente posible, considerando el desafío que enfrentan.

Eso sí, hay fenómenos que, al menos de momento, ni toda la ciencia del mundo puede pronosticar con suficiente precisión para que, por ejemplo, tu coche no quede picado de hielo. Que podría caer granizo, sí, claro. Las condiciones que lo provocan son bien conocidas. ¿Pero caerá en tu zona?

Es, en la práctica, una cuestión de suerte. Hace poco más de un mes estaban dadas las condiciones para que cayera hielo y, tan pronto pude, me fui del diario con la intención de meter mi vehículo en el garaje, bajo techo. Cuando llegué al barrio, muy cerca del diario, descubrí un espectáculo insólito. Las calles estaban cubiertas por una gruesa alfombra de hojas. Jamás había visto algo así. Le pregunté a un vecino:

–¿Mucho viento?

–¿Viento? No. Granizo. Del tamaño de una pelota de tenis. Arrancó todas las hojas de los árboles. También rompió varias ventanas. Até cabos y fui a la terraza, donde descubrí que la bonita claraboya del baño estaba como si un asteroide la hubiera impactado.

Pero, en suma, había sido una cuestión de minutos el que, con la intención de proteger mi coche, no hubiera terminado lanzándolo de cabeza al hielo.

Vox pópuli

Luego de esa granizada de principios de marzo, a Guido de Caso ( @guidodecaso ), estudiante graduado de Computación de la Universidad de Buenos Aires, se le ocurrió que podría ayudar a predecir la dañina caída de hielo escuchando las redes sociales. "No es de ninguna manera una idea nueva, pero me pareció que podía funcionar y ser útil. De a poco me puse a escribir un programa para tratar de predecir la posibilidad de caída de granizo –me dice Guido, que está, ahora, finalizando su doctorado–. La idea es que sea un agregador de fuentes de información vinculadas con el granizo; la principal y más dinámica, por lejos, es Twitter, pero está diseñada para ser extendida con otras. Por ejemplo, si el Servicio Meteorológico lanza una alerta, la app hoy también la considera."

El programa, llamado Granizo Alertas , está en el Market de aplicaciones para Android, ahora llamado Google Play ( https://play.google.com ). Durante la desastrosa y trágica tormenta del 4 de abril, "la app superó el 80% de posibilidades de caída de granizo –me dice Guido, que redactó las 5000 líneas de Java en sus ratos libres y que no tendría problemas en hacer una versión para iPhone–. Es sólo cuestión de hacerme tiempo para aprender un poco sobre esa plataforma. De todas maneras, con las importaciones de iPhone tan complicadas, el atractivo de Android es aún mayor". También está considerando, me dice, portar la app a los BlackBerry, que son muy exitosos en la región, y sumar Yahoo! Weather como fuente.

Granizo Alertas detecta la ubicación del teléfono y lee los tweets dentro de un radio (30 kilómetros por default, pero esto puede configurarse), interpretando palabras y frases, y adjudicándoles una puntuación. "La palabra granizo a secas no pesa demasiado porque es algo genérico, pero si alguien dice está granizando o está cayendo piedra , eso pesa muchísimo más", me explica. Así, la app puede rastrear el avance del granizo y, según Guido, predecir su ataque con unos 30 minutos de anticipación. Se ataja, entonces, y me aclara que tal afirmación es, por supuesto, un estimado. Lo que nos llevaría al primer párrafo de esta nota, así que sigamos.

En todo caso, le comento que si de pronto alguien lanza en Twitter el hashtag #graniza en un día de pleno sol, el programa alertará, equivocadamente, de que se viene la piedra. "No me preocupan los falsos positivos –me responde, agudamente–, sino los falsos negativos."

Tuvo, la app, su bautismo de hielo diez días atrás, durante la trágica tormenta que segó esta ciudad (y muchas otras) y cobró más de 15 vidas. "El programa señaló ese día una posibilidad de granizo de más de 80 puntos sobre 100. A partir de 50 puntos, muestra una alerta en la barra de notificaciones del teléfono, aunque eso es configurable." El hecho es que este método de oír las redes sociales para predecir lo impredecible ese día funcionó.

Mientras estuvimos chateando sobre la app, Guido me dijo que había estado trabajando una de esas noches para añadir Google Weather como fuente al programa. "Tiene una API ( Application Progamming Interface ) muy rica", comenta, y me dice que su idea es que el programa sirva en cualquier lugar, no sólo aquí. A fin de cuentas, Twitter está prácticamente en todos lados y tiene la enorme ventaja de requerir poco hardware y poco ancho de banda. Esto, que fue de gran ayuda durante el terremoto de magnitud 8,8 en Chile el sábado 27 de febrero de 2010, sigue siendo una de las principales ventajas del servicio de los trinos en caso de catástrofes naturales y accidentes.

Granizo Alertas es gratis; le pregunto a Guido si tiene planes de ofrecer una versión premium o algo así. Me responde: "No, me gusta que siga gratis; además, no tendría tiempo para dar el soporte adecuado para una aplicación comercial. Lo que sí tiene es un botón para donar. Si alguno siente que le salvé el auto, se puede copar :-)".

Aunque podría cambiar en el futuro, hoy el link directo es https://play.google.com/store/apps/details?id=gdecaso.granizo&hl=es_419

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.