¿Vale la pena pagar miles de dólares por unos altavoces de alta tecnología?