Agustina Casanova: “La mujer es la que termina eligiendo el auto de la familia”

Ligada a los fierros desde pequeña y gracias a su padre, la modelo y conductora se reconoce fanática de los SUV y de las cajas automáticas
Patricia Osuna Gutiérrez
(0)
5 de enero de 2019  

Agustina Casanova aprendió a manejar en el Ford Focus de su padre
Agustina Casanova aprendió a manejar en el Ford Focus de su padre

Periodista, modelo, influencer y actual conductora del magazine Tarde Xtra, que se emite por C5N, Agustina Casanova, fue la presentadora de la XI Competencia Nacional de Habilidades Técnicas organizada por Ford Argentina. Ahí, se prestó a la charla con la nacion.

"Empecé a conducir de chica. Me enseñó a manejar mi papá en su Ford Focus; con él aprendí lo básico y me resultó sencillo. Después hice un curso en el que me llevaban a manejar por las avenidas, que hizo que adquiriera más confianza y seguridad (me llevaban a por avenidas, así que aprendía o aprendía, ja ja). Al sacar la licencia me acompañó mi instructor de manejo y cuando me dijeron que había aprobado y cuando me dieron el carnet recuerdo que fue un momento emocionante", confiesa la conductora.

Dice que siente que ha manejado de toda la vida y le encanta hacerlo: "Hace más de 10 años que saqué el registro y desde ese momento quise tener mi propio auto. El primero que me pude comprar fue cuando tenía 22 años. De cierta manera sentí que me independizaba, porque creo que el auto da eso. La movilidad es clave y más viviendo en la ciudad, y más para una persona como yo que va de un lado al otro todo el tiempo. Para mí fue muy importante lograrlo", agrega.

Dice que ese sentimiento viene de familia, ya que en su casa el auto "siempre fue clave": Y agrega: "Mi papá es un fanático de los fierros. Nos enseñó lo que es subirse a un auto, el respeto que hay que tener a la hora de estar frente al volante y todo lo que eso implica. Con él recorrimos todo el país de Sur a Norte y él siempre manejando. Así que de algún modo crecí viendo esa pasión por los fierros. ¡Ah! ¡Y los domingos en las carreras! Todo eso me rodeó, con lo cual siento muy cercano el mundo automotor".

Dice que actualmente prefiere los autos con caja automática: "No te voy a mentir, me encanta la automática. Es más, me das uno manual y me cuesta horrores tomarle de nuevo la mano porque me acostumbré mucho al automático, más en la ciudad donde es fantástico y más práctico". Sobre el tipo de vehículos que prefiere, añade: "Soy de los autos amplios, me gustan mucho los crossover o las camionetas, me siento más cómoda (de hecho ahora tengo una). Busco sobre todo el diseño en el vehículo. Como mujer me engancha eso: las líneas curvas, los detalles y la tecnología también".

Justamente, busca una tecnología que sea versátil, práctica y "fácil de utilizar sin tanta complicación. Se ha avanzado mucho y se va a superar aún más, pero lo ideal es que se maneje fácil para que el conductor realmente aproveche esa tecnología y sea más sencillo de conducir el auto".

Si bien es desparpajada, a la hora de elegir colores para el auto, el más extremo que ha tenido ha sido muy tranquilo. "Soy bastante clásica a la hora de elegir el color del auto, el más osado fue uno blanco, los demás han sido gris oscuro".

Destaca que quien maneja en Buenos Aires, sabe manejar: "Está el hecho que debes prestar atención, mirar los espejos, estar pendiente de todo, porque, por ejemplo, el celular hace que se genere mucha distracción; quizás vos no lo uses, pero el que está al lado sí y eso es grave. Hay que estar muy atentos, esa es la clave; también aggiornarse a los tiempos en el manejo".

Y si de alguna rotura en el auto se trata, Agustina sabe qué debe hacer: "Obvio que llamo a mi padre. No sé tanto de autos y con la tecnología seguro te salta cuál es el problema; entonces antes de meter mano y hacer lío, llamo a alguien que sepa", dice entre risas.

Si bien aprendió a manejar con la ayuda de su padre, destaca que podría enseñar a manejar pero que siempre "recomendaría que la persona haga el curso de manejo. Uno en el lugar de aprender a manejar, necesita a alguien que le de su tiempo y sobre todo que tenga paciencia, porque si te enseña a manejar un familiar, quizás no tiene tanta, un amigo tal vez tiene un poco, pero ni se te ocurra pedirle a tu marido porque te peleás seguro (risas). Por eso es mejor tomar un curso".

Finalmente, desde su lugar de comunicadora expresa que la industria automotriz desde hace años ha estado dedicado al hombre: "Por ejemplo, han ido creciendo desde lugares como mecánicos hasta llegar a técnicos y hoy son jefes. Se han formado así; viene de generaciones. Pero estoy segura que en un futuro próximo va a haber más mujeres en el rubro. Ese cambio lo vamos a ver lentamente, porque es un tema de cambiar las cabezas. Se necesitan más mujeres en el sector, porque, por ejemplo, ¿sabés quién termina eligiendo el auto en una familia? Es la mujer, así que hay que prestarle más atención a eso".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.