Ecos del Salón de Buenos Aires

Jorge Pandini
(0)
11 de julio de 2015  

Finalmente, Buenos Aires tuvo su salón internacional del automóvil. Para realizar un balance objetivo hay que tener en cuenta el contexto en el que se desarrolló la muestra.

Como nunca antes, la decisión de realizarlo provocó no pocos cambios de opinión entre las marcas radicadas en el país. Algunas levantaron la mano para abrir sus puertas, otras pensaban que no era el momento. Finalmente, ganó la idea de mantener la muestra.

Quienes durante 10 días pudieron recorrer La Rural tuvieron sensaciones encontradas.

Por un lado, muchas marcas estuvieron ausentes. Los motivos principales hay que buscarlos en el impuesto interno que, con la idea de evitar la salida de dólares del país, elevó el precio de muchos 0 km y puso un freno en la venta de vehículos. A ese inconveniente se sumaron la dificultad de conseguir los permisos de importación primero y los dólares para pagar los envios de autos y piezas después.

Pero al mismo tiempo, y gracias a un importante esfuerzo de los expositores, el público pudo conocer muchas novedades que en poco tiempo más estarán disponibles para los compradores argentinos.

También hay que decir que la calidad de los stands estuvo al nivel de los que se pueden ver en las mejores muestras del mundo.

En términos comparativos, el salón no tuvo el esplendor que, por ejemplo, muestra habitualmente el de San Pablo. Pero, justo es reconocerlo, fue mucho mejor que lo podíamos esperar por el momento en el que se encuentra el sector. Algo que podemos entender los locales pero que fue difícil de explicar para los periodistas extranjeros que visitaron la exposición. Y si para muestra basta un botón, la Ferrari expuesta, que convocó a gran cantidad de gente, fue un modelo que dejó de fabricarse hace ya varios años.

Como contrapartida, los fanáticos pudieron ver y tocar distintos concept cars, una experiencia a la que no es fácil acceder.

Es de esperar que el mercado argentino del automóvil se encamine hacia la normalidad para que el Salón del Automóvil de 2017 tenga el brillo que Buenos Aires merece.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.