Sensaciones placenteras

El tricuerpo con motor 1.4 de 122 CV y caja S tronic de 7 marchas se destaca por su impecable comportamiento y buen nivel de equipamiento. Cuesta 51.800 dólares
Jorge Pandini
(0)
18 de julio de 2015  

La industria del automóvil ofrece a nivel mundial una cantidad de modelos tan grande que en muchos casos se vuelve muy complicado determinar a qué segmento pertenecen. La distinción que solíamos hacer hace algunas décadas era muy simple; los autos eran chicos, medianos o grandes. Había de dos, cuatro o cinco puertas, y rurales. Además podíamos diferenciar claramente entre autos, pickups y camionetas. Obviamente, a la hora de elegir versiones y opcionales, las posibilidades eran limitadas.

Los tiempos, por suerte, cambiaron. Y hoy tenemos a disposición cientos de propuestas (considerando modelos y versiones) y una innumerable variedad de equipamientos.

Cada año, las marcas desarrollan y lanzan productos que ya no es fácil encasillar. Y la opinión de los consumidores es cada vez más tenida en cuenta a la hora de diseñar y producir un nuevo modelo.

En esa carrera interminable, las marcas premiun tienen una competencia especial. Se animaron a producir SUVs de todos los tamaños, y cada vez que un fabricante lanzó un nuevo modelo para determinado segmento los rivales respondieron el desafío.

Siendo el A3 uno de sus autos más vendidos, los de Audi entendieron que agrandar la familia con nuevas carrocerías era una buena idea. Así, a las conocidas siluetas de tres y cinco puertas, y al cabrio, se le sumó un sedán. Más chicos que el A4 pero más espacioso que el Sportback, con este tricuerpo la marca de los anillos puso al alcance de muchos usuarios un modelo que combina un tamaño compacto con diseño atractivo y más espacio interior.

Además, en un mercado como el argentino donde el impuesto interno llevó los precios a las nubes, el A3 sedán es una propuesta muy razonable para quienes buscan un tricuerpo pero no se resignan a dejar las marcas premiun. La primera versión disponible será la 1.4 de 122 CV con caja S tronic de 7 marchas, a la que luego se sumará el S3 de 300 CV y tracción integral Quattro, que obviamente estará reservado para bolsillos más holgados y conductores más exigentes.

Placer de conducción

Si se lo compara con el resto de los modelos de la familia A3, lo más distintivo del nuevo modelo es la carrocería. Como dijimos, es más largo que Sportback: mide 4,456 metros de largo (14,6 cm más largo), es casi 1 centímetro más bajo y 1 cm más ancho que el Sportback, lo que le da una línea muy deportiva.

Esas mayores dimensiones tienen su gran diferencial en el baúl que ofrece 425 litros de capacidad de carga contra 380 del Sportback y 365 del A3, y es apenas un 11% más chico que el baúl del A4.

Estéticamente es un diseño perfectamente proporcionado, con un aspecto que combina elegancia y deportividad. Pero la verdadera dimensión de lo que el A3 sedán ofrece se consigue al volante.

No hace falta decir que de tanto en tanto es muy placentero subirse a modelos de 200, 300 o más CV de potencia máxima. Pero claro, esos son modelos excepcionales.

Cuando ponemos los pies en la tierra y buscamos las opciones más racionales, aprecio mucho los autos que suelo denominar "redondos", esto es ofrecer un gran promedio cuando se ponen todos los ingredientes en la balanza. En ese sentido, este es uno de esos vehículos. No es el más potente, ni el más rápido, ni el más grande, ni el más chico.

Pero tiene las medidas apropiadas para un uso muy racional y ofrece buenas notas en todas esas materias. Los 122 CV del motor se aprovechan sin desperdicio gracias a la caja S tronic de 7 marchas, con opciones Sport y secuencial. Esta transmisión es una de esas maravillas que no deja de sorprender por la velocidad con la que pasan las marchas.

Tanto en la ciudad como en la ruta, el auto se muestra afirmado, confiable y con un andar seguro y muy silencioso. Otra virtud es la posibilidad de configurar el comportamiento de la caja "a gusto"; más dócil en D, tirando los cambios a más vueltas en Sport o eligiendo el momento del cambio usando las levas al volante, con la posibilidad de clavar el cambio elegido hasta el límite de revoluciones y ahí el cambio sube al superior.

Otro aspecto muy positivo es el consumo contenido de este modelo, con cifras realmente bajas tanto en ciudad como en ruta. Ofrece de serie un equipamiento muy completo y obviamente, tiene todos los sistemas de seguridad activa y pasiva, y de confort, que se esperan de un auto de alta gama.

El espacio para los pasajeros delanteros es muy bueno y las plazas traseras cómodas para dos adultos; un tercer ocupante atrás deberá acomodarse en el espacio disponible.

El Audi A3 sedán es, en conclusión, un auto que brinda excelentes sensaciones de manejo, gran seguridad y mucho confort de marcha. Todo en un diseño deportivo, moderno y elegante.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.