Tecnología en primer plano

El modelo fabricado en la Argentina se distingue por un equipamiento que lo posiciona entre los mejores del segmento. Llega con amplia propuesta de versiones
Jorge Pandini
(0)
4 de julio de 2015  

Casi 10 años atrás, la situación mundial de Ford Motor Company era crítica. Con pérdidas millonarias, el gigante automotor no encontraba la salida, sus marcas no generaban rentabilidad y las ventas caían. Entonces, en una jugada imprevista, designaron como CEO a un ejecutivo que no venía de la industria automotriz sino de una muy distinta: de la aeronáutica.

De ese modo, en 2006, Alan Mulally cambió su escritorio de Boeing (a la que le había dado nuevo impulso después de los problemas originados en septiembre de 2001).

Con determinación y objetivos claros, dio vuelta la compañía. Vendieron marcas como Jaguar y Land Rover (hoy en manos de Tata) y se concentraron en los negocios de Ford.

Y desde Detroit decidieron que uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoyaría el resurgimiento sería el plan One Ford. Ese programa se propuso como objetivo ofrecer a los clientes de todo el mundo una misma familia de vehículos (de todos los segmentos) de alta calidad, eficiencia de combustible, seguridad, diseño inteligente y valor .

La planta del óvalo de General Pacheco también se incorporó a la política de plataformas globales y allí se fabrican hoy dos modelos similares a los que encuentran los clientes en todo el mundo: la pickup Ranger y el Ford Focus, uno de los autos más vendidos del mundo en los últimos tres años.

Y es precisamente el Focus del que ahora se lanza la renovación de la tercera generación con cambios estéticos y de equipamiento.

El cambio exterior más notorio se aprecia en el frente con el diseño de la parrilla de forma hexagonal y ópticas más delgadas y agresivas, al tiempo que el capot está marcado por dos nervaduras.

También el interior tiene cambios de diseño y de materiales, además de poner a disposición de los usuarios nuevos dispositivos.

Versiones

Quienes quieran subirse al nuevo Focus tendrán varias opciones para elegir. Lo primero que tendrán que definir es la carrocería, de cuatro o de cinco puertas. Luego será momento de buscar el motor más adecuado ya que el modelo se ofrece con el 2 litros Duratec GDI con inyección directa que entrega 170 CV y el 1.6 Sigma TiVCT de 125 CV. Finalmente, habrá cuatro versiones para cada carrocería: S, SE, SE Plus y Titanium.

La versión S, la de entrada de gama, está equipada con el motor 1.6 y caja manual de cinco marchas.

Tiene de serie, entre otros elementos, faros antiniebla delanteros y trasero, espejos exteriores con comando eléctrico. llantas de aleación de 16 pulgadas, apertura y cierre centralizado de puertas con comando a distancia, levantacristales delanteros y traseros eléctricos, aire acondicionado, sistema de audio (con control satelital, reproductor de CD, MP3 y 6 parlantes), conectividad Sync con control por voz para dispositivos, alarma perimetral, airbags delanteros para conductor y acompañante, frenos con ABS y dirección asistida electrónica.

La versión SE también tiene caja manual de 5 pero incorpora el motor de 2 litros y agrega equipamiento como climatizador automático de doble zona, control de velocidad crucero y limitador de velocidad, sistema Sync con pantalla central LCD de 4 pulgadas, airbags laterales de tórax en asientos delanteros y frenos de disco en las cuatro ruedas .

La SE Plus suma llantas de aleación de 17 pulgadas, sensores traseros para estacionamiento, sensor de lluvia, techo solar, airbags laterales tipo cortina, controles de estabilidad, tracción y de torque en curvas, asistencia al arranque en pendientes, detector de baja presión en neumáticos y como opcional caja Powershift secuencial de seis marchas con levas en el volante.

Finalmente, en la versión Titanium se destacan los faros delanteros de bixenón direccionales y adaptativos, Active City Stop, llantas de aleación de 17 pulgadas, sistema de apertura de puertas y arranque sin llave, sistema Sync touch con pantalla de 8 pulgadas, equipo de audio Sony con 9 parlantes, asistencia al estacionamiento paralelo y perpendicular, cámara de estacionamiento trasera y transmisión PowerShift secuencial de seis velocidades con levas al volante. Novedoso en su segmento es el sistema de frenado automático en ciudad; en caso de detectar una posible colisión, los frenos se activan para evitar o disminuir un posible impacto.

Pudimos tomar contacto con la versión 2.0 con caja automática. El auto demuestra un comportamiento seguro y aplomado. Viajamos por ciudad, rutas y autopistas y sorprende la respuesta de la dirección que junto con el chasis y las suspensiones otorgan un andar confortable y previsible.

Los precios del nuevo Focus todavía no están definidos, pero seguramente se conocerán en los próximos días.

Sin dudas, con las posibilidades de motorización, carrocerías, transmisión y versiones, muchos usuarios podrán acceder al modelo que se ajuste a sus pretensiones.

Pero no podemos dejar de destacar la importancia que significa tener un auto de última generación y altísima tecnología fabricado en la Argentina.

Por este camino, el Focus seguirá ocupando un lugar de privilegio entre los usuarios de todo el mundo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.