En Retiro, un nuevo mirador permite ver el río y asomarse al pasado