La Ciudad prepara su propio plan antipiquete