La aceleración de púlsares revela el lado oscuro de la Vía Láctea