La Argentina, el país con más psicólogos

Hay 100 profesionales cada 100.000 habitantes, cuando en otros la proporción es menos que la mitad
(0)
26 de noviembre de 2000  

Muchas veces se ha dicho que el nuestro es el país con mayor proporción de psicólogos de todo el mundo. Y la investigación La Psicología y la Psicoterapia en la Argentina, que desde hace casi una década dirige el licenciado Modesto Alonso, viene a reafirmar esa verdad repetida desde hace años de boca en boca.

"Así lo demuestran los datos -afirma Alonso, presidente de la Asociación Argentina de Psicoterapia y representante local en la Sociedad Interamericana de Psicología-. Actualmente hay 100 psicólogos cada 100.000 habitantes. Esto es un alerta acerca de la evolución del mercado laboral, porque si lo comparamos con datos de países desarrollados, donde vemos índices que fluctúan entre 24 y 45 psicólogos cada 100.000 habitantes, allí ya existen desocupación y subocupación, aunque en esos países la psicología se ha desarrollado en otras áreas, además de la atención clínica de pacientes."

Alonso explica que el 80% de los psicólogos argentinos (30.000 de 40.000, aproximadamente) se dedica a la clínica y también el 80%, dentro de ese grupo, tiene formación psicoanalítica, algo que encarna una verdadera tradición en nuestro país y, a pesar de que es un fenómeno único en el mundo, "no está lo suficientemente investigado", aclara el psicólogo.

En la elección mayoritaria de la orientación clínica dentro de la psicología parece influir el hecho de que allí existen más oportunidades de trabajo que en otras áreas de la profesión de poco desarrollo en la Argentina y con escasísima demanda laboral, aunque según Alonso esta tendencia está -lentamente- cambiando. Un psicólogo recién recibido, en nuestro país, está en condiciones legales de ejercer la psicoterapia, aunque por consenso profesional se sabe que esa capacitación se logra mediante el posgrado, una vez obtenido el título inicial, y con una preparación especial. "Pero hay muchos recién egresados que se han ido capacitando durante la carrera -advierte Alonso- y una vez obtenido el título encuentran en la psicoterapia clínica una salida laboral. En otros países, en cambio, el título es académico, no habilita para ejercer, y esa posibilidad se logra años después, con entrenamiento y exámenes."

Alonso está a cargo del posgrado en Psicología Aeronáutica en la Facultad de Psicología de la UBA, en cuyo Instituto de Investigaciones desarrolla su trabajo.

Mucho por poco

"La proporción de psicólogos por habitante es muy alta y la cantidad de profesionales no decrece, como tampoco el número de facultades, ya que en los últimos años se agregaron varias, sobre todo a nivel privado, pese a que aumenta la desocupación", agrega.

Con tantos psicólogos, ¿la demanda en salud mental está bien cubierta? "No, no lo está. Mientras en los Estados Unidos consulta en salud mental alrededor del 7% de la población -dice Alonso-, aquí, no más del 3%, a pesar de que algunos estudios demostraron que en las ciudades un 20% de la población tenía algún síntoma vinculado con la salud mental."

El psicólogo advierte que no todos tienen las mismas necesidades: "Cada caso insume un recurso humano y un tiempo variable. Acá teníamos el modelo de terapias sin final definido; luego vinieron las terapias breves; luego, las obras sociales y prepagas que fomentan la regulación de la autodemanda con el pago de bonos. Los hospitales públicos no dan abasto: sólo el año anterior se hicieron en Buenos Aires 1.150.000 prestaciones en el campo de la salud mental, un 15% más que en los dos últimos años. Hay personal rentado en los centros públicos, pero no alcanza. Y, a menudo, aun los que quieren cargos ad honórem encuentran dificultades".

Alonso explica que numerosos estudios demuestran que la gente que hace psicoterapia gasta menos en medicina general. "Pero esto no lo comprenden quienes diseñan las políticas de salud, y mucho menos los seguros, que sólo ven lo inmediato: pagar la prestación aquí y ahora, aunque el beneficio en salud y en costos sea mayor en el futuro."

Psicoterapia y psicoanálisis

Modesto Alonso escucha con atención la pregunta -¿cuál es la diferencia entre psicoterapia y psicoanálisis?- y se toma varios minutos para pensar antes de responder. "La psicoterapia es un procedimiento científico, estandarizado, metódico; un proceso de comunicación que tiene sus reglas y procedimientos. Lo que se busca, en términos generales, es que la persona que consulta alivie sus síntomas cuanto antes y, en lo posible, modifique sus estructuras para que esos síntomas no se repitan. Con el fin de lograr este cometido, algunos hablan de 400 o 500 formas o escuelas de psicoterapia. Una de ellas es el psicoanálisis."

Alonso explica que la mayoría de los psicoanalistas de Buenos Aires hace actualmente psicoterapia: "La gente no tiene dinero para ver a un psicoanalista 4 o 5 veces por semana, ni tampoco la mentalidad de análisis por medio del autoconocimiento de los aspectos inconscientes. Tampoco los profesionales perciben que cuentan con diez años para ver qué sucede con alguien que está sufriendo. El esquema cambió, y mucho".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.