La NASA le dice adiós al robot Spirit en Marte

Después de más de un año sin responder directivas, la misión que costó 800 millones de dólares fue oficialmente terminada; llegó al planeta rojo en 2004 y debía durar sólo tres meses
(0)
25 de mayo de 2011  • 19:26

LOS ANGELES.- La NASA terminó oficialmente hoy sus numerosos intentos por ponerse en contacto de nuevo con la sonda robot marciana Spirit, luego de esperar durante más de un año a que responda los mensajes para que llamara a la Tierra.

Poco después de la medianoche, la agencia espacial envió el último pedido para que la sonda rompiera su silencio, tras quedar sumida en una trampa de arena en la superficie de Marte hace más de un año.

En lugar de gastar más tiempo y dinero apegados a esperanzas cada vez más débiles, los directores de la misión decidieron enfocarse mejor en la sonda melliza Opportunity, que se mantiene en operación, y prepararse para el lanzamiento del próximo robot a Marte.

"Con tristeza tenemos que decirle adiós al Spirit. Tenemos que recordar los grandes logros y las bendiciones que hemos recibido al contar con este vehículo que funcionó durante tanto tiempo", afirmó el director del proyecto, John Callas, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL), una unidad encargada de controlar los exploradores marcianos gemelos.

Spirit, la sonda robot que costó 800 millones de dólares y que cautivó al mundo con sus "caprichos" en Marte antes de quedar atascada en un banco de arena, tocó su fin después de seis años productivos. El rover había quedado incomunicado durante más de un año pese a las llamadas diarias de la NASA. Puede que nunca se devele el misterio del silencio de la sonda, pero es probable que el duro invierno marciano haya afectado sus sistemas electrónicos impidiendo que el vehículo de seis ruedas se activara.

Durante meses, la agencia espacial intentó todos los medios de comunicarse con Spirit, infructuosamente. "Spirit entró en un sueño profundo", dijo Callas y agregó que el explorador marciano será recordado por su atractivo entre la gente. "Lo manejamos hasta que se le cayeron las ruedas. Nunca esperamos que fuese así el fin del proyecto", afirmó el especialista.

Historia gallarda. El Spirit, propulsado por energía solar, y la sonda melliza Opportunity descendieron en polos opuestos del hemisferio sur de Marte en enero de 2004 para lo que se suponía fuese una misión de tres meses. Los exploradores, del tamaño de un carrito de golf, fueron un impacto instantáneo ante la gente, que siguió todos sus movimientos sobre la superficie del planeta rojo.

Su mayor logro fue descubrir evidencias geológicas de que Marte, hoy seco y polvoriento, fue mucho más tropical hace miles de millones de años. Marte fue más caluroso y húmedo, condiciones que indican que su ambiente pudo haber sido propicio para la vida bacterial.

En cuanto a rivalidad entre hermanos, Opportunity fue el que logró más éxitos mientras que Spirit siempre estuvo rezagado. Al contrario de Opportunity, que descendió en el antiguo lecho de un lago con minerales, Spirit bajó en un cráter que contenía escasos indicios de agua.

Spirit escaló una montaña del tamaño de la Estatua de la Libertad y fue el primero en registrar las formaciones de polvo en la superficie. El explorador sobrevivió tres inviernos marcianos, pero al parecer no pudo soportar el último.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.