Rosa Piroski habría cumplido 100 años

Fue una destacada investigadora
(0)
24 de octubre de 2000  

Rosa Piroski fue no sólo una científica destacada, sino también una mujer de gran carácter, que se dedicó a su trabajo con pasión y amor por la vida. Nació en un humilde hogar de colonos llegados de Polonia y Rusia y escapó de los pogroms cosacos el 23 de octubre de 1900. Ayer habría cumplido 100 años.

Sus padres fueron Israel Rabinovich y Jana Rabin, dos jovencitos que a la sazón debían tener 20 y 17 años, respectivamente, y tuvo seis hermanos que se criaron en el campo.

Por esos tiempos, no se comprendía que una jovencita quisiera proseguir sus estudios más allá de la escuela primaria. "Pero para mi madre el camino no era ése: ella se lo trazaría a su manera", recuerda su hija,Ana, en una carta a La Nación .

Se trasladó a la Capital, se graduó de doctora en Química con medalla de oro en la Universidad de Buenos Aires y de farmacéutica en la Universidad de Córdoba.

A su egreso, desarrolló su actividad profesional en el área de la química biológica y de la inmunidad. Estudió tejidos tumorales en el Instituto Pasteur, de París, y en el Chester Beatty Research Institute, de Londres.

En el país, trabajó en el Instituto Malbrán, en el Instituto de Investigaciones Hematológicas de la Academia Nacional de Medicina y en el Instituto de Oncología Angel H. Roffo.

En este último formó un grupo de investigación cuyos trabajos se publicaron en revistas científicas nacionales y extranjeras.

A pesar de que la tragedia signó su vida (perdió un hijo de 35 años de forma dramática), nunca abandonó su trabajo ni su pasión por el conocimiento.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.