Un estudio revela que los lagos bajo el hielo antártico son más habitables que lo imaginado