“Es solo un bajón”. ¿Por qué es tan difícil hablar de depresión?