Mirta Rosenberg: un árbol de palabras contra la intemperie del mundo

1951-2019
1951-2019 Fuente: Archivo
Jaime Arrambide
(0)
29 de junio de 2019  

Mirta Rosenberg habría deplorado que se hablara de otra cosa que no fuese su escritura, aunque tal vez habría hecho una excepción con quien elogiase sus virtudes culinarias. La poeta, la traductora, la editora, la que cocinaba sabrosamente para sus íntimos compartían ese mismo gesto austero y generoso que confía el orden del mundo a la justeza de las palabras.

Cofundadora de Diario de Poesía y de la señera editorial Bajo la Luna, e histórica colaboradora del diario LA NACION , Mirta Rosenberg deja un acervo poético que excede la lucidez meridiana de los poemas de su autoría y se derrama sobre su ingente labor como traductora de otros poetas: para ella, el traductor de poesía era un poeta, o en todo caso debía serlo, y el oficio de la traducción no era otra cosa que una forma de autoría. De hecho, varios de sus libros incluyen una sección de "conversos", como le gustaba llamar a los poemas que traducía, seducida por ese apasionante desafío mental que implica volcar al español a poetas de otras lenguas.

Mirta había nacido en 1951 en Rosario, ciudad a la que tributaba un amor confeso, irreductible, al que nunca renunció por completo. Ya en sus primeros libros ( Pasajes , 1984; Madam , 1988), se advierte la incisiva influencia que tuvo en ella la poesía de Hugo Padeletti, a quien la unió una larga amistad.

En El arte de perder (1998), un libro crucial de su obra y de una relevancia aún por descubrir para la poesía argentina, Rosenberg logra destilar dos rasgos que se revelan sustanciales en su producción poética: la defensa del verso libre, aunque escandido al dedillo, y la maestría para la rima interna. En 2006, la editorial Bajo la Luna publicó su obra reunida, El árbol de palabras , reeditado y actualizado en 2018.

Lo mucho o poco que sé del arte de traducir lo aprendí de Mirta Rosenberg, mi maestra de vida y mi madre profesional. A lo largo de 20 años, tradujimos juntos, uno al lado del otro, páginas memorables y otras no tanto, porque para Mirta la traducción era un arte y un medio de subsistencia. Siempre desde la silla del discípulo inmerecido, junto a Mirta aprendí verdades absolutas de la traducción ("Si no se entiende, está mal"), y también que lo único que tiene un traductor es su firma. Cuando me explicaba algo, tenía "la mirada seria / pero divertida de quien transmite / secretos irrisorios y definitivos", como dice uno de sus poemas. Para Mirta Rosenberg, el oficio del traductor se transmitía así, codo a codo frente al pasmo y a la intriga que plantea un rompecabezas a resolver: una ética del trabajo.

Querida Mirta, en ese lugar en el que estábamos vos y yo, ahora estoy solo. Nos queda -me queda- la fronda incesante de tu árbol de palabras, refugio invicto contra la intemperie del mundo. "Te escribo con mi lápiz indeleble / que no tiene marca, aunque yo / esté marcada. Sálvese en mí la mirada, sálvese la palabra".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.