Borges, lector de sí mismo: manuscritos detrás de la obra