Una muestra evoca a Cándido López, el pintor manco de la guerra del Paraguay