Clara Guelfenbein, Premio Alfaguara de Novela 2015

La autora chilena obtuvo la distinción por su obra Contigo en la distancia
María Elena Polack
(0)
26 de marzo de 2015  

Con título de bolero cubano y trama de suspenso inspirada en Clarice Lispector, sostenida por un personaje femenino que no habla porque está en coma, la escritora chilena Carla Guelfenbein ganó ayer el Premio Alfaguara de Novela 2015.

La novela Contigo en la distancia, presentada ante el concurso con el título Hasta llegar a ese momento y firmada con el seudónimo Sofía Veloso, se editará en la Argentina a fines de junio próximo. Además de su publicación, el premio otorga 175.000 dólares y una escultura de Martín Chirino.

Carla Guelfenbein se convirtió ayer en la sexta escritora mujer en obtener el premio Alfaguara, desde su entrega anual en 1998, y en el segundo autor chileno en alcanzar esa distinción. El primero fue, en 2010, Hernán Rivera Letelier con El arte de la resurrección.

Según las explicaciones dadas por la autora, durante una teleconferencia entre Madrid, Santiago de Chile, México y la Argentina, el título de la novela surgió en un reciente viaje a Cuba, donde escuchó "la canción melódica". "Para mí lo más difícil son los títulos y éste suena precioso. Si yo viera una novela con ese título, me gustaría leerla", sostuvo al explicar que la palabra "distancia" juega un papel "complejo porque tiene que ver con la distancia emocional" que se plantea en la historia.

No quiso encasillar la obra premiada ni como literatura femenina, ni como autobiográfica, aunque el personaje central lleve el apellido de su abuela materna Sigall, y la narrativa gire en torno a cuestiones profundamente personales como la desaparición de su madre tres semanas durante la dictadura de Pinochet.

"No intenté hacer una novela feminista. Tampoco es una novela ideologizante. Es el roce de un personaje con otro (de dos generaciones distantes) y que frente al lector podrá juzgarse como le plazca", sostuvo Guelfenbein, autora de Nadar desnudas, La mujer de mi vida y El revés del alma (disponibles en la Argentina) y El resto es silencio. Todas sus obras ya han sido traducidas a más de una docena de idiomas.

Guelfenbein, nacida en Chile de familia inmigrante ucraniana judía, se exilió en Londres con su familia durante la dictadura. "No es una novela histórica, pero Chile es el país donde ocurre [la obra]. Hay episodios que viví, que vivió Clarice Lispector y que vivió mi abuela: el ser judío en Chile", explicó.

El jurado, liderado por Javier Cercas, argumentó así la distinción: "La autora ha sabido entrelazar amores y enigmas con una escritura a la vez compleja y transparente. Tres voces muy bien ensambladas iluminan zonas oscuras de la mentira y de la verdad, del talento y la mediocridad, del éxito y del fracaso".

Contigo en la distancia fue elegida entre las siete finalistas. En esta edición se presentaron 707 originales (302 españoles, 106 mexicanos, 102 argentinos, 77 colombianos, 41 norteamericanos, 32 peruanos, 20 chilenos y 9 uruguayos).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?