El cómic como estética de denuncia, según Lichtenstein