Crítica de libros / Narrativa extranjera. El placer del desconcierto