En un presente crispado, el odio se ganó la mejor vidriera: la tapa de los libros